Septiembre, ¡y yo con estos pelos!

LOREA ESKISABEL

A la vuelta del verano nos preocupamos por mantener el tono bronceado de la piel pero, ¿y el pelo?

Es una de las partes de nuestro cuerpo que, sin darnos cuenta, más sufren durante y después del período estival debido al exceso de cloro, sol, salitre y humedad. Y si eres de las que tienes mechas o tinte, el cuidado posvacacional deberá ser mayor.

Un pequeño repaso -véase corte- a las puntas suele ser lo más aconsejable cuando se termina el estío ya que el pelo también está sufriendo su particular síndrome posvacacional.

Los especialistas del cabello recomiendan cambiar durante una época de champú y hacerlo por uno que tenga agentes hidratantes y vitaminas para la fibra capilar.

La mascarilla, tu gran aliada

Tanto si recurres o no al tijeretazo, todavía estás a tiempo de recuperar la salud de tu cabello –aunque acuérdate que tanto la piel como el pelo tienen memoria- gracias a las mascarillas de tratamiento intensivo. Hidratantes y reparadoras hay que usarlas al menos una vez a la semana y dejarlas actuar sobre el cabello húmedo un mínimo de 5 minutos para que haga efecto.

Ricas en principios activos y extractos naturales nutren y dan vitalidad al cabello. Como siempre es necesario que seamos aplicadas para que su efecto sea notable. Todo sea por un pelo sano, brillante y fuerte.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD