La dentista influyente

La dentista influyente

Texto: Raquel Fernández/ Fotografía: Christian Sandven

¿Cambiarías la seguridad de un trabajo de funcionaria por la inestabilidad de la industria de la moda? Después de años con un pie en cada mundo, Irina Lakicevic está a punto de dar el paso de su vida.

A Irina Lakicevic la vida le ha enseñado a reinventarse. Nacida en Pristina (Kosovo), la guerra obligó a su familia a trasladarse a un campo de refugiados en Noruega, en el que pasaron cuatro años. De la emergencia hicieron su residencia permanente y aunque su sueño era estudiar arte, optó por la seguridad de la que careció su infancia y se matriculó en Odontología. Cumplió con la universidad y empezó a trabajar como dentista del Estado, actividad que desde 2013 compaginó con un blog de estilo, A Portable Package. Su intuición, la evolución de las redes sociales y los cambios en la industria de la moda hicieron que tomase la decisión de cerrarlo a principios de este año para lanzar Mint, un portal en el que no se habla de qué ponerse sino que se discuten temas de actualidad cultural, arte, diseño, fotografía y, claro, moda. Los fieles a su look, que superan la cifra de 50.000, pueden seguir satisfaciendo su hambre de inspiración visitando su perfil de Instagram, que Irina alimenta con cuidado cada día a la vez que multiplica su poder de influencia convirtiéndose en una voz respetada en la industria. Las cosas están yendo tan bien que está a punto de colgar la bata de dentista (al menos por el momento) para dedicarse al cien por cien a este proyecto, que también requiere cambiar su residencia noruega por ese laboratorio de todo lo nuevo que es la capital británica. Con las cajas de la mudanza todavía abiertas, responde a nuestras preguntas en sus últimos días en Bergen.

¿Cuál es su primer recuerdo de la moda?

Mi madre fue muy extravagante y ecléctica a mediados de sus 30. Yo debía de tener cuatro o cinco años, y recuerdo un par de tacones psicodélicos de punta afilada, en azul eléctrico, rosa brillante y verde con una blusa a juego. Creo que ese es mi primer recuerdo, esa sensación de cómo puedes cambiar vistiéndote de una manera determinada.

¿Por qué se animó a lanzar su blog?

Creo que fue en mi última semana de estudiante de Odontología, en 2012 más o menos. Siempre me obsesionó la ropa y reconocí pronto la capacidad de la moda para remarcar o esconder, cambiar y enfatizar todos los aspectos de la personalidad. Por ello me pareció que un blog tenía sentido y me lancé.

¿En qué punto se dio cuenta de que A Portable Package era un éxito?

Cuando aquellas mujeres alucinantes que había seguido comenzaron a seguirme de vuelta y a responderme de manera increíble. Para mí la importancia nunca estuvo en la cantidad, sino en la comunidad que podía crearse y que el blog me proporcionaba.

¿Cómo influyeron las redes sociales en el éxito del blog?

Me han ayudado a definir y cultivar mi acercamiento a la moda, también a estar más abierta a cosas nuevas.

¿Cuándo decidió que era el momento de despedirse de APP y lanzar Mint?

Creo que fue intuición para mi propio desarrollo. El blog era un proyecto personal, era bueno para desafiar la estética visual y desarrollar mi voz externa para resonar con mi voz interior. Pero a medida que pasaba el tiempo me di cuenta de que había muy pocas plataformas online tan bonitas de mirar como de leer, y quise crear algo que conectara con las mujeres que me rodeaban y con la que me había convertido. Quería atraer el interés de las chicas que habían seguido el pulso de lo digital desde el principio pero ir más allá. Cultivar la mente es tan importante como hacerlo con la mirada, nos vestimos de la misma manera en que pensamos. También quería recopilar las imágenes que todavía me despiertan sentimientos, instantáneas de artistas, fotógrafos de los 50 y 60 y por supuesto los 90, porque hay mucha gente que todavía no ha oído hablar de sus trabajos. También me ha servido para analizar acontecimientos sociales y culturales, como por qué se dio la colaboración entre Louis Vuitton y Jeff Koons o por qué estamos obsesionadas con las cestas Birkin.

La dentista influyente

¿Cuánta gente trabaja en su equipo?

Ahora mismo somos cinco o seis, pero Mint es una plataforma que está abierta a mentes jóvenes y gente creativa que quiera dejar patente su voz. Es completamente independiente, por lo que no hay censura. Lo único imprescindible es tener sentido común y una voz firme.

¿Se ha planteado dejar su trabajo como dentista y hacer de la moda su trabajo a jornada completa?

En realidad… ¡Sorpresa, sorpresa! Me estoy mudando a Londres para concentrarme solo en la moda y el arte. Colaboraré con revistas independientes y llevaré Mint más allá. Por otra parte seguiré trabajando con mi Instagram y como mi novio es un gran cocinero, estoy intentando que se anime con las redes sociales. Hasta ahora se ha negado, pero ya veremos…

¿Por qué ha decidido poner también tierra de por medio?

Bergen, y Noruega en general, está bastante aislado de la industria de la moda, y si quería seguir adelante, mudarme era lo más adecuado. Creo que también ha sido cuestión de tiempo, y que probablemente retomaré mi carrera de dentista (tal vez trabajar un día a la semana), pero ahora mismo Mint es el incentivo en el que me quiero centrar.

¿Cómo lleva el balance de sus distintas agendas de trabajo con el de su vida personal?

Creo que se trata de no pensarlo demasiado y hacer cada cosa a su tiempo. Durante la mañana o la tarde, antes de fijar la agenda del día y ponerme manos a la obra, nunca me lo pienso más de una hora y me concentro en cada tarea de manera individual. Una debe ser buena con eso de la multitarea, pero cuando asumes demasiadas cosas suele acabar en desastre. Creo que como humanos tendemos a sobrepensar las cosas en lugar de disfrutarlas, que puedo estresarme si pienso que ser dentista no me deja llevar a cabo todo lo que quiero en lo que a moda se refiere, pero luego me doy cuenta de que me encanta ser dentista infantil y disfruto de ese trabajo. Por otra parte, cuando escribo o hago estilismo, me centro solo en eso. Así que se trata de hacer solo una cosa a la vez y de disfrutar de lo que estás haciendo, de esa manera no te agotas ni te quemas, te deja tiempo para los amigos y tu pareja sin sentir que estás entre la espada y la pared.

¿Cómo describiría su estilo?

Me gustan las prendas sencillas, pero cortadas con inteligencia. Por eso Céline, J.W. anderson, Loewe o Proenza Schouler y otras más nuevas como Veja son mis favoritas.

El interés por todo lo escandinavo está creciendo mucho últimamente. ¿Por qué cree que a la gente le gusta tanto?

Creo que lo que hace especiales a las escandinavas es que se visten para ellas, no para agradar a los hombres o a la sociedad. Por otra parte, la igualdad ha llegado más lejos aquí, así que la combinación de la creatividad frívola e inocente y la búsqueda de la diversión enfrentadas a la androgenicidad que viene de la mano de la igualdad proporcionan una plataforma interesante para la creatividad. Es como una incubadora social donde encuentras esa mezcla que no hay en ningún otro lugar. Por otra parte, en este lugar del mundo el clima es bastante inestable, así que cuando la gente tiene que pensar cómo crear atmósferas se esfuerza más. Pensar fuera de la caja es el modo de vida en los países escandinavos.

Descríbase en cinco palabras.

Cercana, relajada, hipercreativa, perfeccionista y complicada.

¿Cuál es su mayor logro hasta el momento?

Creo que lanzar Mint y trabajar como dentista a la vez. Dormí tres o cuatro horas durante seis meses y también mantenía vivo Instagram. Fue duro pero divertido. Me hizo replantearme la forma en que trabajo y asumo tareas, y apreciar y respetar el estado mental que tienes que tener para trabajar cumpliendo objetivos y superando obstáculos. También me siento afortunada de haber descubierto lo que me gusta.

¿Cuál ha sido el último sitio que ha visitado y le ha encantado?

Barcelona y la Costa Amalfitana. Barcelona es el sitio más guay y vibrante que he conocido. Amalfi conecta conmigo porque adoro el Mediterráneo, y todavía es tranquilo y silencioso.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD