Elena Alonso, el relevo del arte español

Elena Alonso, el relevo del arte español

VICTORIA ZÁRATE / FOTOGRAFÍA ADRIÀ CAÑAMERAS

Artista emergente, dibujante, creadora. Elena Alonso (Madrid, 1981) pertenece a la nueva generación de relevo del arte español.

En tu trabajo hay tantas facetas como técnicas que complican la tarea de etiquetarlo. ¿Cómo te gusta definirse, artísticamente hablando?

Quizás lo más exacto sería dibujante, porque en mi proceso artístico lo fundamental es dibujar y las obras de las que me siento más orgullosa han sido sobre papel. Mi lenguaje es un equilibrio entre lo técnico, con formas de representación de otras disciplinas como la arquitectura; y lo artesanal, una elaboración hecha con las manos. En esa balanza reside mi trabajo, entre lo frío de lo técnico y la calidez de lo artesano.

¿Dónde adquiriste la sensibilidad artística para triunfar tan joven? Eso que llaman edu- car la mirada”.

Es algo que he ido generando poco a poco. Yo soy un computo de mi familia. Mi madre es matemática, mi padre artesano, mi hermana arquitecto… Y todo ello confluye en lo que soy. Dejé la carrera de Ciencias por estudiar Bellas Artes en la Complutense. Poco a poco, he ido aprendiendo lo que es esta profesión, y a sentirme feliz en un entorno que es vital para mí. Siempre he dibujado y elaborado manualidades, visita- do exposiciones y cuando algo te gusta, es cuestión de educarlo.

¿Recuerdas la primera obra que te conmovió?

Una pintura de Picasso quizás… Se llama El Acróbata, un óleo sobre tabla de 1930, y su protagonista se caracteriza por una pos- tura de contorsionista, como a cuatro patas. Fue lo primero que tuve en mente cuando empecé a crear mis dibujos.

Elena Alonso, el relevo del arte español

 

¿Qué tres cualidades debería poseer un buen artista?

Mucha fuerza de voluntad, por la precariedad que existe en este mundo en contraste con la imagen de opulencia que se da. Honestidad también, y saber abstraerse de la perspectiva establecida sobre las cosas, tanto en su trabajo como en su actitud ante la vida.

¿Y un buen galerista para que te conquiste?

La honestidad. En mi galería Espacio Valverde me hacen sentir muy a gusto, estamos creciendo juntos. Es primordial que sepan cuidar y con ar en sus artistas, comprender bien tu trabajo y llevar a cabo su tarea comercial.

¿Cómo ves a la mujer artista en España?

Percibo el mismo trato que a nivel social. En las pequeñas cosas siguen existiendo diferencias entre hombres y mujeres… pero en mi caso, en cuanto a oportunidades, no he notado discriminación.

¿Ser mediático ayuda a triunfar en el arte?

Soy una persona optimista y creo que lo importante es hacer un buen trabajo, vital y muy personal. Cuando te presentas a un concurso o contestas a una entrevista, exige un ritmo y una producción, un discurso que si te preocupa en exceso, puede generar un trabajo vacío. El dar a conocerlo es muy importante, pero no tiene que ser una prioridad. Yo no tengo Facebook ni manejo demasiado las redes sociales, y no ha sido imprescindible en mi trabajo. Siempre he hecho un poco lo que he querido. El mundo cambia tan rápido que es más importante centrarte en lo que haces.

Un buen artista debe tener mucha fuerza de voluntad, por la precariedad que existe en este mundo. Honestidad también, y saber abstraerse de la perspectiva establecida sobre las cosas, en su trabajo y en su vida”

¿Las decisiones de Elena las guía el instinto o la razón?

Mi instinto. No soy partidaria de las fórmulas.

Representas la nueva savia del arte español frente a otra generación. ¿Cómo confluyen edades tan diversas en un mismo panorama artístico?

El boom del arte emergente de hace unos años a mí me ha favorecido, las galerías apostaron por artistas jóvenes por el precio más económico de sus obras. Aunque creo el concepto de “joven emergente” cada vez amplía más su rango de edad, hay espacio suficiente para dedicárselo a artistas más consagrados, y también a nuestro trabajo. Cada generación tiene su lugar.

Elena Alonso, el relevo del arte español   Elena Alonso, el relevo del arte español

 

Pongámonos críticos. ¿De qué carece nuestro país en materia de arte?

De estructura, crítica por parte de los artistas y espacios donde se puedan hacer cosas. El mundo del arte homogeneiza mucho las cosas, y entre los artistas hay mucha variedad y potencial que al final se queda en el aire.

¿Y de qué peca?

Habría que cambiar la mentalidad a la hora de trabajar con un artista. Se da por hecho que se hace gratis o por honorarios muy escasos, se alarga hasta el infinito el retraso en los pagos… No hay regulación y esto intensifica nuestra precariedad. Hay desconocimiento sobre lo que hacemos, algo que es negativo pero que te aporta mu- cha libertad también.

¿Eres de esas personas que ven arte en todo lo que las rodea?

No. Soy fácil de agradar visualmente pero no pongo todo en un pedestal.

¿Te has planteado alguna vez pasarte al otro lado y abrir tu propia galería?

No, ni de broma. Es un trabajo muy duro y dentro de lo maravilloso que es este campo creo que es la parte menos agradecida.

Elena Alonso, el relevo del arte español   Elena Alonso, el relevo del arte español   Elena Alonso, el relevo del arte español

 

Fotografías de las obras cortesía de la Galería Espacio Valverde

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD