Zara se rinde a la belleza de lo eterno

Zara se rinde a la belleza de lo eterno

Sara Álvarez

¿Por qué las mujeres, tengamos la edad que tengamos, nos vemos más atraídas por los hombres maduros?¿Por qué sin embargo cuando se trata de opinar sobre mujeres, tanto ellos como nosotras nos decantamos por las más jovencitas?¿Dónde se encuentra el origen de este selectivo gusto tan extendido y generalizado?¿Qué clase de código sistemático nos obliga a seguir exhaustivamente este instinto natural?

Puede que tengamos que remontarnos a nuestra infancia, al amor y admiración incondicional que sentíamos por nuestro padre o por nuestro abuelo, al sentimiento de protección que nos infundían. O puede que no nos quede más remedio que asumir que tengamos quince, veinte, treinta y seis o setenta años seguiremos sintiéndonos inevitablemente atraídas por los caballeros que rondan los cuarenta o los cincuenta; hombres sensatos, juiciosos, con experiencia en la vida y las manos ajadas pero bonitas, con la espalda ancha y el pecho fuerte, con alguna cana y con la voz rota por el paso de los años. Hombres maduros, en definitiva.

Todas sabemos que cuando hablamos de hombres, nuestras preferencias están situadas en edades más avanzadas, pero ¿por qué no sucede lo mismo cuando nos toca elegir a las féminas? Ya no hablamos del atractivo que puedan encontrar los hombres en nosotras, sino en el que nosotras mismas buscamos cuando analizamos a las del mismo sexo. Pómulos definidos, melenas fuertes y vientres planos, cinturas estrechas, pieles tersas sin arrugas ni ojeras, mejillas algo gorditas y sonrosadas y curvas poco marcadas alzadas sobre dos piernas infinitas son las cualidades que más nos llaman la atención cuando pasamos las hojas de una revista, cuando repasamos el catálogo de nuestra marca favorita, cuando vemos una película o cuando buscamos el videoclip de esa canción tan pegadiza que escuchamos ayer en la radio.

Zara se rinde a la belleza de lo eterno

Zara se ha percatado de esto y ha querido mostrar su desacuerdo con este canon de belleza que hemos puesto de moda en la actualidad. La hermana mayor de Inditex, que en los últimos años ha inundado su catálogo con chicas indiscutiblemente jóvenes, delgadas y hermosas (cada una en su estilo), viene dispuesta a demostrar que la belleza no es cuestión de edad, que cada persona es atractiva a su manera y que cualquier mujer puede ser irresistible incluso si no cumple ninguna de las características mencionadas líneas arriba. Evidentemente, una cosa es lo que vemos y otra muy distinta lo que sentimos. Y aquí entra Zara. Hasta ahora, las marcas se han conformado con hacer lo políticamente correcto, lo que se esperaba de ellas; es decir, conformarse con presentar una imagen bonita, un físico de infarto, un producto atractivo visualmente. Pero la marca gallega ha querido ir más allá, ha querido pasar de los estereotipos y lanzar una campaña que nos haga sentir, que nos transmita la seguridad que conlleva hacerse mayor, que nos muestre la buena cara que tiene la madurez y nos enseñe a respetarla, a amarla, a ovacionarla y a vestirla.

Zara se rinde a la belleza de lo eterno   Zara se rinde a la belleza de lo eterno

Timeless, así se llama su nueva campaña protagonizada por Malgosia Bela (40 años), Yasmin Warsame (41 años) y Kristina de Coninck (53 años). Tres mujeres que demuestran lo urgente e importante que es desmontar los estereotipos creados por la sociedad actual y apagar los focos que han desviado nuestra atención de lo verdaderamente atractivo: querernos tal y como somos, sentirnos a gusto en nuestra piel y confiar en el sentimiento de lo bello.

Zara se rinde a la belleza de lo eterno   Zara se rinde a la belleza de lo eterno   Zara se rinde a la belleza de lo eterno

Se acabó probarse ropa y rechazarla por miedo al qué dirán, se acabó sentir que vamos disfrazadas de alguien más joven y se acabó ocultarnos por miedo a sentir que no merecemos ser miradas. Hoy la máxima potencia española en el mundo de la moda ha decidido dar voz a las mujeres que hablan desde la experiencia, que pisan fuerte y que saben lo que es tener los sentimientos a flor de piel. Mujeres que ya han pasado la juventud y saben lo que es ser el objetivo de todas las miradas, pero que hasta ahora no han sabido lo que es no solo sentirse querida por los demás sino amarse a una misma. Un amor que va más allá de las cámaras y que nos contagian con una campaña que promete ser eterna.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD