Vestidor L’Officiel: pantalón campana

Vestidor L’Officiel: pantalón campana

Ángela Zapiain

Si hay una cosa clara dentro de la moda, es que esta es cíclica. Y es que, cuando nos reíamos de nuestras madres y abuelas por vestir pantalones acampanados no sabíamos que acabarían siendo una prenda clave dentro de nuestro armario. En L’Officiel te contamos su historia.

El origen de estos pantalones se asocia normalmente a los años setenta. Sin embargo, comenzaron a llevarse mucho antes. Esta moda la establecieron los marineros estadounidenses en el siglo XIX como uniforme. Pasados los años, la marina británica adoptó este tipo de pantalones para el uniforme naval. La principal razón fue la comodidad. La anchura del pantalón permitía que los marineros realizasen tareas sucias y, además, si alguno caía al agua, estos se inflaban impidiendo que se hundiesen. Del siglo XIX pasamos al siglo XX y al movimiento artístico y musical de los años setenta, donde los pantalones acampanados se convirtieron en un icono de la vestimenta.

Durante finales de los 60 y a lo largo de los 70, la juventud optó por la tendencia hippie para dejar atrás las costumbres conservadoras de los años 50. El movimiento hippie se volcó en la ropa informal y de segunda mano. Utilizando la ropa masculina como método de reivindicación, aparecieron las primeras feministas. De esta manera, la moda de los pantalones http://lofficiel.es/moda/falda-flamenca-pantalon-flamenca/ campana dejó de ser exclusivamente de los marineros para ser unisex. El grupo musical ABBA o la actriz Linda Thorson, son algunas de las muchas personas que adquirieron estos pantalones como símbolo a la hora de vestir en esta época. Es importante recalcar, además, que gran parte de su popularidad, se la debemos a Mary Quant, diseñadora de la mini falda y amante de los pantalones campana.

Vestidor L’Officiel: pantalón campana

A finales de los 70, la tendencia evolucionó de los pantalones campana a los de pata de elefante. Esta es la versión más exagerada de este tipo de pantalones. Tapan completamente el pie de quien los usa y se complementan normalmente con plataformas. En los años 90, la tendencia optó por el estilo boot-cut, el estilo más discreto de la campana, con un corte a ras de bota.

Los pantalones campana parecía que no se llevaban más. Hasta el 2015, cuando grandes firmas decidieron renacer esta moda. Y así fue como todas nos dimos cuenta de que, aunque perdiese su intensidad durante unos años, la campana ha vuelto para quedarse.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD