#SamsungEGO17 Adriana Cagiga y la carrera de fondo de la moda

#SamsungEGO17 Adriana Cagiga y la carrera de fondo de la moda

NURIA MANGUT

La mediofondista Adriana Cagiga, abandonó la pista de atletismo para dedicarse por entero al mundo de la moda. Te contamos más sobre su apasionante carrera.

Samsung EGO la plataforma de jóvenes talentos de la moda, celebrada todos los años en el contexto de la MBFW -, vio algo especial en Adriana Cagiga. Desde que fuera seleccionada para desfilar en la pasarela de mayor promoción de moda española, la diseñadora no ha parado de trabajar.

Adriana Cagiga, natural de Jaén, se dedicó al atletismo de competición durante siete años, llegando a ser Campeona de España de 800 metros en el año 2000. A pesar de sus éxitos y del prometedor futuro que podría haber tenido, dejó el atletismo para dedicarse a su gran pasión: el diseño de moda.

Se trasladó a Madrid para estudiar en la Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología (ESNE), para después continuar su formación en L’École de la Maille de París. La educación que recibió en ambas escuelas le inculcó unos valores muy claros, que han estado presentes en todos sus trabajos: la determinación, la constancia y el esfuerzo. Estos principios presidieron la creación de su firma Threeones.

#SamsungEGO17 Adriana Cagiga y la carrera de fondo de la moda

Después de haberse formado en Europa, se mudó a China. Actualmente reside en Nanjing donde realiza estudios especializados en el tratamiento de los tejidos y las técnicas tradicionales como el bordado y la tintura.

Impregnada por la cultura oriental, ha creado su nueva colección ‘Wabi Sabi’ con la que espera sorprendernos en la edición de este año de la pasarela Samsung Ego. Sus prendas recuperan la simbología y la tradición asiática, a través del concepto Wabi Sabi, que refleja la belleza de la imperfección y la preferencia por lo inacabado y natural.

Artesanales y de líneas simples, su colección refleja la sencillez en su sentido más pleno. Su patronaje oversize está inspirado en las vestimentas tradicionales japonesas. Además, la diseñadora se ha inspirado en otros aspectos de la cultura oriental como la ceremonia del té y las fuerzas del ying y el yang.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD