Por qué tenemos que dar las gracias a Versace

Por qué tenemos que dar las gracias a Versace

María Sánchez Cano

Un acontecimiento ha paralizado el mundo de la moda este fin de semana: el último desfile de Versace en Milán. Donatella Versace ha conseguido el aplauso unánime de todos los amantes de la moda. De hecho, ha conseguido llamar la atención incluso de aquellos para los que este mundillo suele pasar desapercibido. ¿Cómo? A la italiana no se le ha ocurrido otra forma mejor de poner el foco mediático sobre su desfile que subiendo a la pasarela a las tops más icónicas de las décadas de los 90.  Frente a esto, no podemos más que alabar a la italiana y darle las gracias por traérnoslas de vuelta.

Por qué tenemos que dar las gracias a Versace    

El desfile constituyó todo un homenaje al fundador de la marca, Gianni Versace, asesinado en Milán hace 20 años. Donatella Versace, que se hizo con las riendas de la firma tras la muerte de su hermano, ha sido fiel al legado del creador durante estas dos décadas. No sólo ha permanecido intacto el espíritu de la marca, tan ligada al lujo ochentero, sino que además este ha sido reavivado, unas veces a través del diseño, incorporando a las colecciones algunos de los detalles más icónicos de la firma, otras veces a través de su puesta en escena. Este último desfile es el resultado de juntar el ingenio de Donatella, su capacidad para seguir sorprendiéndonos  y sus ansias por conseguir que el recuerdo de Gianni permanezca intacto en la memoria colectiva de la industria.

Por qué tenemos que dar las gracias a Versace   Por qué tenemos que dar las gracias a Versace

Fue precisamente Gianni Versacce el gran padrino de esa generación de modelos que apareció a finales de la década de los 80, causó furor durante los 90 y aún hoy sigue siendo considerada como el dream team del modelaje, sin que nadie más haya demostrado hasta ahora tener posibilidades de destronarlas. Hablamos de Cindy, Helena, Claudia, Naomi, Carla, Christie, Linda… Ni siquiera hace falta el apellido, a estas alturas todos sabemos de quienes estamos hablando. Gracias a Donatella Versace, por hacer de su último desfile todo un espectáculo, por dar que hablar, por traérnoslas de vuelta subiéndose a la pasarela con algunas de ellas.

Si hay algo que podemos sacar en claro de este desfile es que a los amantes de la moda les gusta ponerse nostálgicos. A esta industria le gusta reconocer el talento de sus creadores y homenajear cuantas veces se merezcan a sus iconos. En el caso de Gianni y sus musas, es imposible saber cuando dejaremos de hacerlo.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD