Mecenas y cofundador de Yves Saint Laurent, muere Pierre Bergé

Mecenas y cofundador de Yves Saint Laurent, muere Pierre Bergé

Cristina Romero

Pierre Bergé, mecenas francés y cofundador de Yves Saint Laurent, fallece en el sureste de Francia a los 86 años.

Innegable fue el talento de la cara dos y oculta de Yves Saint Laurent y doloroso es tener que hablar de las personas en pasado. Ayer todavía era un genio, hoy es historia, pero lo que nunca caerá en el olvido es su trayectoria –en la sombra- para una de las casas francesas de moda más importantes, Yves Saint Laurent.

Su valía fue tan soberbia que el propio Yves Saint Laurent confió en él para sacar adelante su reino, su casa, su sustento y su imperio, convirtiéndose así en cofundador de la marca y uno de los grandes amigos, compañeros y amores del diseñador francés. Toda una vida juntos hasta que ya no pudo ser. Primero fue Yves Saint Laurent, ahora le ha tocado el turno a él, el mecenas francés más admirado por todo su entorno y por quienes han sentido la moda como él la quiso y vivió, apasionadamente y hasta el extremo.

Si hace unas semanas dábamos la noticia de la apertura en Marrakech de un museo dedicado a la obra y gracia de Yves Saint Laurent, con una cuidada y minuciosa selección de material de la propia mano de Pierre Bergé, hoy nos toca cuidar las palabras para despedirnos de este empresario y visionario, también accionista hasta la fecha de Le Monde.

86 años y tras una larga enfermedad, así lo ha hecho saber la Fundación Pierre Bergé-Yves Saint Laurent, la misma que hoy se queda un poco más huérfana al tener que despedir al último de sus fundadores, al alma pensante de la casa y al discreto señor de traje e ideas adelantadas a su tiempo. Algo que también hay que reconocerle y destacar, su defensa constante y continuada de sus ideas, fueran de tipo que fueran.

Su casa de moda sigue en pie, y seguirá, pero el elitismo francés y el buen gusto parisino hoy están de luto por uno de los hombres más discretos y sensacionales de la clase alta.

Larga vida a Bergé.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD