Las alpargatas son para este verano (y para todos)

Las alpargatas son para este verano (y para todos)

Myreia S. Vaquero

La moda (casi) siempre tiene la última palabra. Muy pocos son los que pueden llevarle la contraria pero de ellos, mejor hablar en otro artículo. Por cierto, ¿te has fijado? Cuando pensamos que lo sabemos todo, cuando creemos que acabamos de descubrir un must de la temporada, viene ella, la moda, y nos cuenta que no. Nos hemos equivocado. Qué le vamos a hacer. Si además, nos encanta que así sea. Que ella se convierta en la protagonista.

Le gusta hablar claro. No dejar nada en el tintero. Hacer viajes a su pasado y rescatarlo, de vez en cuando. En realidad, lo que a la moda le gusta es demostrarnos que eso que todos llevamos ahora, igual ya era un clásico hace unos años. Muchos, además. Igual no hemos descubierto nada que ella no hubiera inventado antes.

Llegados a este punto, a nosotros, a la gran mayoría, no nos queda más remedio que darle la razón (otra vez). Nos ha pasado con las espadrilles. O espardeñas. O, (que no sea por riqueza léxica), alpargatas. ¿Cuántas coleccionas ya?

Este calzado, que se colará en todas las maletas, es mucho más que una tendencia. Es una tradición. Una historia que no deja de contar pasos. En sus orígenes, era el zapato que utilizaban los campesinos para hacer frente a las largas jornadas de trabajo bajo el sol. El esparto, el material con el que se fabrican, lo tiene todo: es cómodo y resistente. Parece que así se camina con más decisión, aunque sea para dejarse llevar, que para eso se inventó el verano.

Las alpargatas son para este verano (y para todos)

Las primeras alpargatas en España se encontraron en el año 1857 en Andalucía. Los egipcios y los romanos ya dedujeron que la historia del calzado no tendría sentido sin ellas. Primero fue en el Mediterráneo pero enseguida cruzaron el charco para llegar a América Latina o EEUU. Poco a poco, sin hacer ruido, consiguieron abrir las puertas de Hollywood y enamorar, como quien no quiere la cosa, a los pies de Lauren Bacall. Si Lauren las llevaba, ¿quién podía decir no a unas alpargatas?

Las alpargatas son para este verano (y para todos)   Las alpargatas son para este verano (y para todos)

Después, Grace Kelly, Audrey Hepburn pero también ellos. Gary Cooper, Humprey Bogart o Harrison Ford. Dentro y fuera de la pantalla. ¿Por qué gustan tanto? Quizá porque son una lección de humildad. Porque por muy sencillas que parecen, esconden un trabajo de horas, paciencia y dedicación. Porque cuando se han hecho a mano, sabes que no habrá otras iguales. No obstante, existe otra teoría que pisa con más fuerza. Y es que si gustan tanto es porque, sencillamente, siempre hay un modelo por descubrir. Porque cuando crees que lo sabes todo sobre las espadrilles, aparece un nuevo modelo.

Ahora se llevan, sí. Pero a veces está bien que la moda nos recuerde que todo tiene una historia, un pasado, un origen al que volver. No para quedarse, no. Más bien para entender porque las alpargatas son más que unas sandalias que puedes llevar en el campo, en la playa o en el trabajo. Porque solo ellas se cruzarán contigo en pleno mes de agosto, en la ciudad, para recordarte que es verano.  Y entonces tú, sonreirás porque casi lo habías olvidado y te preguntarás cómo es posible que aún no tengas las tuyas.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD