El gran legado de David Delfín en siete inspiraciones

El gran legado de David Delfín en siete inspiraciones

Miriam Vélez

Más que 17 años en la industria de la moda, David fue una auténtica revolución. Al gran diseñador español nos dejó el pasado 3 de junio y hoy, en el que hubiera sido su 47 cumpleaños, recordamos el gran legado que nos dejó. Porque las grandes figuras nunca se van del todo y él siempre será una fuente inagotable de inspiración. 

Joven, vital y muy especial. Pocas son las palabras que le podemos dedicar a la figura de David Delfín, una de las figuras más importantes de la moda española a día de hoy, aunque nos falte. El diseñador que le ponía nombre a las cosas y que supo elevar la marca española en el mundo fashionista internacional con más que un simple aprobado. Lo suyo era de nota.

Y es que en el mundo de la moda, para los que están muy inmersos y para los que  no, no existe persona que no sepa su nombre, lo que hizo, lo que fue… David era el talento personificado que hizo de sus sueños la historia con la que todas las mujeres del mundo (y hasta los hombres) soñamos.

El pasado 3 de junio nos dejó inesperadamente, después de años luchando contra esa enfermedad tan temida llamada cáncer. Un shock completamente inesperado para toda la gente del mundo de la moda, que apenas daba crédito a la noticia. Fue un día muy triste, David, que lo sepas.

Pero hoy queremos recordar su trabajo. El gran legado que este andaluz tan campechano nos dejó, de aquí, a la eternidad. Su vida, su obra, su humor… Y todo aquello bueno que hizo de cara al público, pero también en su ámbito más privado. Por ello, hemos hecho una pequeña galería en la que sus mejores fotografías y su lado más humano se mezclan con todo aquello que hoy conforma la inspiración de toda una generación. Con la gran “D” que le define… Siempre eterno.

Un movimiento

Lo suyo no era solo confeccionar y desfilar. Él fue el  creador de un nuevo movimiento hasta nunca visto en el mundo de la moda. Sus colores, su vida, sus diseños... Todo lo que hacía tenía un fin más allá de la marca de David Delfín. Todo era por amor al arte, su gran pasión. Y no en vano es, a día de hoy, santo de devoción de los grandes perfiles que surgen día tras día en el mundillo. 

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD