El pre-fall de Carolina Herrera

El pre-fall de Carolina Herrera

MARÍA G. AGUADO

La diseñadora viste a una mujer fuerte, segura, glamurosa y femenina que ha pisado con fuerza el 2016 de día y de noche.

Ya sabéis que en moda vamos con unos cuantos meses de adelanto, en este caso, casi un año porque lo que os queremos enseñar es el pre-fall de Carolina Herrera, sí, esas colecciones que se presentan entre noviembre y diciembre y muestran un adelanto de lo que será el próximo otoño.

Cuando Carolina Herrera imaginó el otoño que viene, le vino una idea clara a la cabeza, la de esas mujeres que trabajan duro durante el día y cuando cae la noche se convierten en reinas de la misma, es decir, se inspiró en la idea de working days & glamourous nights. Siguiendo ese hilo conductor, ha creado para el día chaquetas estructuradas, piezas de traje en franela, terciopelo, crepé y punto étnico, culminadas con detalles como el péplum, los volantes y las pajaritas que ponen ese plus de feminidad, objetivo ineludible de la diseñadora en todas sus colecciones.

Para la noche, las cinturas de los vestidos de cóctel se ciñen, las elegantes faldas midi se combinan con la tendencia crop top, los bajos se acortan; aparecen el cuero, el encaje, la piel y los bordados de lentejuelas; la superposición de capas de tul crea oníricos vestidos largos con toques de encaje, jacquard, gazar y faya de seda y lamé.

Y todo ello teñido de colores que transmiten con precisión la inspiración de la colección: negros solemnes, sobrios de día y elegantes de noche; colores vivos como el verde trébol, el cayena, frambuesa y cobalto que se matizan con forma de estampados gráficos y motivos florales en ocasiones abstractos, para resaltar el poder de esa mujer fuerte, segura de sí misma.

En definitiva, una colección irreverente pero elegante, para una mujer llamativa pero con saber estar. Una mujer que deja huella, exactamente como Carolina Herrera.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD