Trucos para odiar un poco menos los lunes

Trucos para odiar un poco menos los lunes

PAULA ZUBIETA

¿Suena el despertador el lunes por la mañana y en ti se despierta un instinto asesino? Es normal; los fines de semana son terriblemente cortos en comparación con los días laborables. Cuando empiezas a disfrutar de tus días off duty, en los que no tienes que pisar la oficina, de repente, vuelve a ser lunes. Coge tu taza de café, dale un buen sorbo y lee estos pequeños trucos que quizá te ayuden a ver el comienzo de semana un poquito menos negro.

  1. Despiértate un poco antes.

Parece una locura, pero muchas veces odiamos tanto los lunes porque estiramos hasta el último momento nuestros minutos de sueño y, una vez que ya es inevitable el tener que levantarse, tenemos que correr para no llegar tarde a trabajar. Por ello, aunque dé un poco de pereza, lo mejor es despertarse un rato antes, darse una buena ducha, prepararse un rico desayuno y escuchar la música que más te guste mientras haces todo lo anterior. De esta forma, igual no llegas a la oficina con ganas de morder a alguien.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD