Dieta de primavera: esto es lo que debes hacer antes de empezar

Dieta de primavera: esto es lo que debes hacer antes de empezar

MARÍA G. AGUADO
Cuando ya vemos los días de sol al final del túnel, llega el agobio por el cambio de armario.Te damos diez claves para que dieta de primavera no sea un fiasco.

Y llegó la época de “este lunes empiezo la dieta”. Y es que aunque solo sea porque estamos deseando perder de vista estos días tan grises, ya estamos pensando en el sol, en el destape y, por añadidura, en esos excesos que nos hemos permitido bajo un jersey de dimensiones desproporcionadas. Comienza la búsqueda del gimnasio, de la dieta, del talonario y de la motivación, sobre todo de la motivación. Y al final en lo que solemos caer es en la solución del ‘estudio un día antes’: apuesta por las dietas “milagro” y dos semanas en un gimnasio que jamás volveremos a pisar. Error. Error por muchas razones, la primera tu salud. Básicamente y para hablar claro, vuelves loco a tu organismo, ya no sabe si es hora de comer, de beber esos polvos que disuelves, de hacer deporte o de descansar porque has pasado de cero a cien en apenas unos días. Los nutricionistas y los entrenadores están de acuerdo: aprende a comer y aprende a entrenar. No es sencillo, pero es la tarea que deberías ponerte porque es mucho más asequible que cualquier dieta extrema. Elige alimentos de todo tipo e intenta consumirlos en su justa medida. Y acude al gimnasio días alternos para dejar descansar a tu cuerpo y que el entrenamiento sea efectivo, alternando cardio con ejercicios para tonificar.

Una vez dicho esto, que es como el santo grial del fitness, toca planificar. En estos casos el primer error – y el que desencadena todo lo anteriormente dicho – es la falta de planificación, una va cegada en busca del milagro y entonces llegan las consecuencias: hambre, mal humor, estancamiento y dietas yo-yo. En temas de salud hay que desterrar la improvisación y planificar al milímetro para que los resultados sean los esperados. ¿Cómo? Sigue estos diez pasos.

Mentalízate

La fama cuesta decían, pues la dieta también. Requiere un esfuerzo que tienes que asumir desde el mismo momento en que decides ponerte en forma. ¿Vamos a por ello?

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD