Solo faltaba el chocolate rosa

Solo faltaba el chocolate rosa

Luz Arán

Algunos se han tomado muy en serio las tendencias del próximo otoño. Atención porque solo faltaba el chocolate rosa pero ya lo han inventado.

Primero el negro, el puro, el cacao más auténtico. Después el que lleva más leche y es también más claro y suave. Y por último, el blanco, que llegó más tarde, en la década de los 30. Es diferente, con notas más suaves. ¿El motivo? Carece de pasta de cacao y contiene manteca pero aún así, se considera un chocolate más.

Algunos tenemos muy claro cuál es nuestro favorito. Otros no terminan de decidirlo o, directamente, prefieren ser infieles y dejarse llevar por lo que les pide el cuerpo. Qué más da. Si lo que importa es lo bien que te sientes antes, durante y después. El chocolate nos entiende, no pregunta, nos espera y nos consiente.

Solo faltaba el chocolate rosa

Por eso, levantarnos con esta noticia nos ha sorprendido pero también nos ha alegrado el día. Después de 80 años sin una nueva variedad, ha llegado a nuestra vida… ¡el chocolate rosa! La casa suiza Barry Callebaut  ha sido la encargada de conseguir este producto que también sigue las modas. Ya sabes que el rosa es el color del otoño, con el permiso del rojo.   

Ya lo han bautizado como el chocolate rubí y, aunque pueda parecer lo contrario, no contiene color añadido. El tono tan característico se debe a los granos de cacao Rubí, una variedad típica de Costa de Marfil, Ecuador y Brasil. ¿Su principal peculiaridad? Su tono más rojizo.

En la presentación, que ha tenido lugar en China, sus artífices han confesado que llevaban 13 años detrás de este producto. Y nosotros sin saberlo.

Solo faltaba el chocolate rosa   Solo faltaba el chocolate rosa

El director general de la compañía cuenta que el chocolate rosa ha sido especialmente creado para los millennials. Solo con el tiempo, sabremos si han conseguido llamar su atención. Solo habrá que pasarse por las redes sociales para descubrir si el chocolate rosa ya las ha invadido.

Y por cierto, tiempo significa meses porque ahora llega lo que menos nos gusta. ¿La mala noticia? Todavía no está a la venta. Según las previsiones de los maestros chocolateros, no podremos probarlo hasta el año 2018.

Esperaremos. Por el chocolate, lo que sea.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD