Mejor, con flores

Mejor, con flores

Myreia S. Vaquero

Fading like a Flower de Roxette es la primera canción que suena cuando se pone los auriculares. Sale del trabajo cansada. Ha sido una mañana larga. No le apetece hacer nada. Nada que no sea llegar a casa y ponerse cómoda. Seguramente, cocinará algo rápido mientras termina de ver la serie que anoche dejó a medias. Después, abrirá las ventanas aprovechando que la ciudad se echa la siesta antes de dar la bienvenida a una tarde de verano interminable. Hoy no tiene planes, por ahora. Claro que quizá, ese es el mejor plan, porque eso significa que en cualquier momento puede llamar una propuesta a su puerta. O al móvil, por ejemplo. Quedamos después para ir de rebajas, le pregunta una amiga. No es mala idea teniendo en cuenta que la semana pasada se enamoró de un vestido de flores que dejó en la tienda sin saber todavía el motivo. Pero sí le encanta. Si no se lo quitaría. Deberías hacer más caso al amor a primera vista, piensa. A las seis te recojo, responde.

Mejor, con flores   Túnica estampado floral de Zara

Vuelve a casa caminando porque no quiere esconderse en el metro ni esperar quince minutos el autobús. Hace calor, sí, pero mejor no pensarlo. Por el camino, intenta fijarse en los detalles, en aquellas cosas que hacen más entretenida la vuelta. De repente, se cruza con una chica que lleva una corona de flores. Eso era lo que estaba buscando, alguien que, sin querer, inspire sin acercarse ni siquiera a la piel. Su pelo parece decir, mírame. Y ella, no lo puede evitar.

Minutos después, llega a su barrio. Reconoce las sábanas que ha tendido la mujer que vive justo delante. Blancas y llenas de diminutas flores. Dormir en ellas debe ser como tumbarse en un campo de margaritas. En la terraza del bar de abajo, están los de siempre. De repente, empieza a echar de menos la rutina y eso que aún no ha hecho las maletas para irse de vacaciones a la Provenza. Le quedan pocos días. Se fija en el menú que hay en la puerta. Suele hacerlo para coger ideas. Hoy, ensalada de verduras con flores. La camarera, que está recogiendo los platos de una mesa, lo deja todo para preguntarle si le gusta el plato.

Pero, ¿se comen?, pregunta con curiosidad. Se comen y están riquísimas, responde y enseguida le desvela la receta, lavamos todas las verduras y preparamos una vinagreta, mezclando mostaza, vinagre y aceite; lo único que falta es añadir las flores, a tu gusto. Nosotros hemos puesto violetas blancas y moradas.

Mejor, con flores   Mejor, con flores

Pero hoy no se queda en el bar. Se queda, mejor, la receta. Ya tiene cena para esta noche. Mientras se imagina el resultado final, descubre que el local que hay justo al lado de su portal ya no está cerrado. De repente, se ha llenado de colores. De pétalos. De naturaleza. Han abierto una floristería y esa es la mejor noticia de toda la calle. Al cabo de quince minutos, en su salón, hay unas margaritas que no puede dejar de mirar. No entraba en sus planes volver a casa con ese ramo pero, la verdad, todo es mejor con flores. Sobre todo, la vida.

Mejor, con flores   Mejor, con flores   Mejor, con flores

Nuestras cinco flores favoritas del verano:

  1. Dahlias: Solo te pedirán luz. Hay más de dos mil variedades.
  2. Los geranios: Muy resistentes. Mucho carácter. Riégalos casi a diario.
  3. Margaritas: No les quites el Sol. Y sobre todo, no las deshojes.
  4. Pensamiento: Nos encanta porque una flor que se llama así, solo puede traer cosas bonitas. Cuánta más agua, mejor.
  5. Petunias: Si las riegas, no dejará de regalarte flores.
PUBLICIDAD



PUBLICIDAD