Todo lo que la natación puede hacer por tu salud

Todo lo que la natación puede hacer por tu salud

Miriam Vélez

Quizás sea porque nuestro cuerpo se compone de más de un 65% de agua, pero lo cierto es que los deportes acuáticos cuentan cada vez con un mayor número de seguidores. Por la cantidad de beneficios que tiene para la mente, para los huesos y hasta para el organismo. Nadar, más allá de una afición del verano, es el deporte de moda de la temporada y te vamos a contar todo lo bueno que aporta y no pierdas ni un segundo en aficionarte y meterte en la piscina. ¡Al gua patos!

Nadar es como flotar. El punto en el que nos separamos de lo terrestre y nos introducimos en el mundo sin sonido del agua, donde todo fluye y se respira tranquilidad. Es, según muchos expertos, el lugar donde todas las preocupaciones se diluyen y dejan paso a la pura felicidad. Donde disfrutamos como enanos, podríamos decir.

Es bueno pero ante todo, nos transporta a un estado de relajación inigualable. Bien es cierto que el cuerpo humano se funde como el agua como si fueran el mismo compuesto, pero sus beneficios van más allá del ejercicio o la relajación.

Y es que dentro del agua es donde el cuerpo siente que se descompensa todo equilibrio. Sube la presión, disminuye la gravedad y se consigue un estado de paz comparado con el mismísimo cielo. Queda claro, no existe mejor forma para combatir el estrés que un buen chapuzón.

Es por eso, que numerosos científicos y expertos han estudiado los beneficios que esta técnica deportiva -para algunos mero hobby, para algunos un método de vida y competición- que tantos adeptos ha ganado en el último año. Te los enumeramos, por si también te quieres dejar caer en sus redes:

Todo lo que la natación puede hacer por tu salud

Disminuye el número de lesiones.

Es un punto muerto que se caracteriza por la ausencia de carga articular, por lo que podemos presumir de correr, saltar y hacer cualquier tipo de acrobacia sin temer a hacernos daño.

Nos mantiene activos.

Aunque sea una de las disciplinas que más disfrutamos y no nos la tomemos como tal, bien es cierto que nadar mantiene el cuerpo activo y crea un hábito de ejercicio muy bueno para mantener el tipo.

Controla la retención de líquidos.

Esa temida palabra que tanto odiamos las mujeres. Resulta que dentro del agua se ejerce una presión sobre el cuerpo que favorece la circulación sanguínea y el drenaje del tejido muscular. ¡Pruébalo, te sentirás más ligera!

Cero estrés.

Es tan relajante, que dentro del agua se han desarrollado técnicas de otro estilo, acoplando varias modalidades a la vez, como el aqua-yoga o el aqua-pilates.

Limpia los pulmones.

Cuando nos sumergimos en el agua aumenta la capacidad pulmonar, una buena técnica que aporta sangre al torrente sanguíneo y nos hace una limpieza desde dentro.

Agota vitaminas, recarga pilas.

Este deporte tan liviano favorece el sueño y el descanso, que tantos cambios sufren en esta época y que tanto insomnio nos provocan.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD