Lo que ese selfie en el gimnasio dice de ti

Lo que ese selfie en el gimnasio dice de ti

ETTORE LARSEN

¿Te has parado a pensar que quizás no nos interese saber que hoy has superado tu récord practicando running?

Dicen que no conoces a alguien del todo hasta que te presentan a su “yo” virtual. Facebook, esa creación por la que nunca le estaremos suficientemente agradecidos a Mark Zuckerberg, se ha convertido precisamente en ese lugar en el que la expresión personal roza los límites de lo innecesario, y en el que todos damos rienda suelta a nuestro alter ego. Peligroso. Así, existen diferentes tipos de usuarios: el que comparte su horóscopo a diario; el que vive por y para su pareja; el que cita a Paulo Coelho; el de los vídeos de animales adorables; el que vive en un eterno debate político… y uno que nunca falla: el de los selfies en el gimnasio. Ahora, un estudio arremete contra esta especie, definiéndoles como profundamente narcisistas, por encima del resto. ¿Le sorprende a alguien?

Lo que ese selfie en el gimnasio dice de ti

@khloekardashian

Según dichas investigaciones, llevadas a cabo por profesionales de la Universidad londinense de Brunel, las personas narcisistas adoran publicar en sus redes sociales su dieta, rutina de ejercicio físico y consecuentes logros. Se trata de individuos que no pasan desapercibidos (ni quieren), y menos en plena operación bikini veraniega. “Los narcisistas publican más a menudo acerca de sus logros, lo cual se ve motivado por su necesidad de atención — y validación — por parte de su comunidad virtual. Estas actualizaciones también suelen recibir una buena respuesta por parte del resto de usuarios, indicando que esta actitud puede verse además reforzada por la atención recibida”, podemos leer en los resultados del estudio.

Entre las conclusiones de la investigación, encontramos también una curiosidad sobre los perfiles que hablan con frecuencia sobre su situación sentimental. Según éstas, dicha conducta podría verse explicada por una falta de autoestima. En cualquier caso, estaréis de acuerdo con nosotros en que el denominado “oversharing” de estas personas llega a ser excesivo. Que la privacidad también puede ser una sensación maravillosa, ¿no creéis?

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD