Kombucha: el té que amenaza con convertirse en la bebida del otoño

Kombucha: el té que amenaza con convertirse en la bebida del otoño

Manuela García

Hay una serie de alimentos que podríamos considerar que están de moda. Se trata de comidas o bebidas que llevan tiempo sin que nadie les preste atención y, sin embargo, por motivos que nunca somos capaces de descifrar se ponen de moda. Comidas y bebidas que siempre han estado ahí sin que llegásemos a prestarles mucha atención y que un buen día se nos presentan como tendencias. Una de esas bebidas, que desde hace unos años ganó en popularidad y cuyo éxito no parece que vaya a ser efímero esta vez, es el té. La oferta que se nos abre de sabores, formas de tomarlo y marcas parece ser infinitas y cuando ya creíamos que esta bebida no podía sorprendernos más aparece la kombucha, que amenaza con convertirse en la bebida del próximo otoño.

A pesar de ser la bebida del otoño de 2017, lo cierto es que la kombucha no es ni por asomo una bebida nueva. Se creó en China hace miles de años y cuenta la leyenda que gracias a ella un doctor chino llamado Kombu logró salvar la vida al emperador japonés Inkio, allá por el año 415. Verdad histórica o mera leyenda urbana, lo cierto es que a la kombucha muchos le han atribuido ciertas propiedades curativas. Pero no nos engañemos, no existe ninguna base científica en la creencia de que este té fermentado pueda curar enfermedades o ayudar a mantener el equilibrio, como antaño creyeron los chinos.  A pesar de ello, sí que podemos atribuirle ciertos beneficios, como la mejora del tránsito intestinal, aliviar dolores de articulaciones e incluso favorecer el crecimiento del pelo.

Se trata de una mezcla de té, agua y azúcar que crea un líquido que posteriormente en fermentado con el hongo de la kombucha. En países como EE.UU este té fermentado, que tiene un sabor ácido, lleva ya un tiempo causando furor y no creemos que tarde mucho en hacer lo propio en nuestro país. Cumple todos los requisitos para ser la bebida más aplaudida de 2017: es sabrosa y saludable y, además, es diferente y un tanto exótica, lo que le aporta un atractivo añadido. Si tú aún no la has probado, conviértete en el primero en subirte al carro de la kombucha, pero con moderación, pues a pesar de sus beneficios, la kombucha puede llegar a ser adictiva.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD