Ayunar o desayunar ¿qué dice Silicon Valley?

Ayunar o desayunar ¿qué dice Silicon Valley?

Manuela García

A poco que alguna cara conocida o una voz de autoridad se proclama abanderada de una u otra dieta, allá que vamos el resto a probar si los efectos milagrosos se producen también con nosotros. Hasta ahora, en nuestras constantes intentonas por bajar de peso, habíamos mirado hacia lo que hacían modelos, nutricionistas, deportistas, actrices… Pero lo que nunca se nos había pasado por la cabeza era que pudiésemos encontrar nuevas opciones alimenticias en Silicon Valley.

Silicon Valley es la meca de la alta tecnología, el lugar donde encontrar las mayores empresas tecnológicas del mundo. Es a la tecnología lo que Hollywood es al cine. Silicon Valley es algo así como el Beverly Hills por el que pululan diariamente los Steve Jobs del mundo, así que si de uno de estos lugares estamos acostumbrados a que nos lleguen noticias sobre las excentricidades de sus habitantes, por qué no nos iban a llegar noticias igual de extravagantes desde el otro. Al parecer los empresarios de Silicon Valley no sólo tienen nuevos gadgets que ofrecernos, también nos traen una nueva propuesta alimenticia: el ayuno.

Ayunar o desayunar ¿qué dice Silicon Valley?

Los CEO de Silicon Valley creen que la mejor forma de renovar su cuerpo (y en consecuencia también sus energías) es atravesando periodos de ayuno de varios días en los que la dieta se reduzca básicamente a agua, café y té. Es lo que ya se conoce como biohacking , un reseteo de nuestro organismo. Actualizar nuestro cuerpo como si de la última versión de iOS se tratara con la finalidad no sólo de perder peso, sino también de renovar energías, cambiar de mentalidad e incrementar la productividad. Al final hasta en la dieta quieren encontrar estos ejecutivos los ingredientes para el éxito profesional.

No existe una sola fórmula para llevar a cabo este tipo de dieta. Entre las posibles combinaciones una de las más conocidas es la 5:2, que consiste en tomar la mayoría de las calorías que nuestro cuerpo necesita durante cinco días para luego reducirlas al máximo los otros dos. Otras fórmulas se basan en no ingerir alimento alguno durante 16 horas o incluso aguantar el ayuno durante un día completo. Pero lo cierto es que todas ellas son aún fórmulas sin avalar por los expertos, novedades dietéticas que estamos empezando a conocer gracias a genios de la tecnología y ejecutivos de Silicon Valley. No conviene por tanto venirse arriba y apostar a pies juntillas por estos ayunos tan radicales sin tener antes la aprobación de un especialista. Por el momento, hay quienes aseguran que efectivamente el biohacking introduce mejoras en el metabolismo y ayuda a perder peso. Es decir, que por lo pronto los resultados de esta extravagante propuesta resultan ser exactamente los mismos demostrados en otras dietas más clásicas.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD