Así es una clase de Yoga y así son sus resultados según el experto

Así es una clase de Yoga y así son sus resultados según el experto

MARÍA G. AGUADO / FOTOGRAFÍA LIDIA SANZ

¿En qué disciplina me inicio? ¿Cómo son las clases? ¿Qué voy a conseguir? Las respuestas van más allá de “esfuerzo, superación y paz interior” y nos las da Rodrigo Cáceres, el experto que nos habla de Yoga y nos inicia de verdad en la disciplina.

Después de hablar con Rodrigo Cáceres, experto y maestro de Yoga sobre esta disciplina, la importancia de encontrar un buen profesor, el mal de intrusismo y la necesidad de una buena iniciación, empezamos a llevarnos el tema al terreno práctico buscando nuestra disciplina, una orientación sobre las clases y esos resultados esperados y otros sorprendentes.

¿ Cuantos estilos de yoga hay en el mundo ? 

Aunque el Yoga es uno, dentro de él existe un abanico de opciones inmenso que llevan al  mismo objetivo siguiendo caminos diferentes que se ajusta a los principales tipos de temperamento humano. Hay un estilo de yoga para cada necesidad (esarrollar tu fortaleza, flexibilidad tu resistencia física y mental o simplemente encontrar el equilibrio en tu cuerpo), el problema es que también hay mucho mitos.

Los cinco tipos de Yoga principales son Karma Yoga, el sendero de la acción; Bhakti Yoga, el sendero de la devoción; Gñana Yoga, el sendero de la indagación y el discernimiento; Raja Yoga, el sendero de la Introspección y Hatha Yoga, el equilibrio de las fuerzas mentales con las fuerzas físicas.

¿Cuál es el más habitual?

El Hatha Yoga, de él derivan todos los yogas físicos que generalmente encontramos en los estudios o en las escuelas del mundo. ‘Ha’ quiere decir ‘Luna’ y ‘Tha’ quiere decir ‘Sol’, es la unión de ambas fuerzas, la mental y la vital. Es el mas practicado en Occidente. Es un sistema muy elaborado de técnicas psicofisiológicas, que incluye los siguientes ejercicios físicos: posturas (ásanas), llaves energéticas (Bhandas), gestos psíquicos (mudras), ejercicios respiratorios (Pranayamas) y de purificación interna (Shatkarmas).

Dentro del Hatha Yoga hay muchos estilos, como el Iyengar Yoga, Ashtanga Vinyasa Yoga, Harmonic Yoga, Jyotim Yoga, Dynamic Yoga, Vinyasa Yoga y Bikram Yoga.

¿Cómo se desarrollan las clases?

Principalmente a través de instrucciones que son las que callan los pensamientos y ayudan a mantener la concentración para que tomes conciencia de tu cuerpo en los movimientos.

La clase tiene varias fases la primera es entrar en una corta meditación sentados sobre la yoga mat (esterilla) en silencio para tomar una primera conciencia de tu cuerpo y tu respiración. Cantamos el mantra Om tres veces para recibir esa vibración, la del del primer sonido del universo. La clase comienza con una activación del cuerpo muy suave moviendo las articulaciones de todo el cuerpo, para pasar a la fase de estiramientos de músculos importantes del cuerpo como lo son los erectores de la columna, cuádriceps e isquiotibiales. A continuación, se procede a las ásanas (posturas) para trabajar los grupos musculares que el profesor estime para el desarrollo de su clase. La siguiente fase es de compensaciones del trabajo de los grupos musculares para finalmente llegar a la relajación o postura del cadáver Savasana, donde eres consiente de las sensaciones que te ha generado la practica. Este ultimo es el mas importante de la clase ya que sientes realmente los cambios a nivel mental, emocional y físico.

¿Qué beneficios tiene para el cuerpo y la mente?

Hay que partir de la idea de que el yoga funciona porque utiliza medicina integrativa, trabajando con herramientas utilizadas en medicina de rehabilitación y fisioterapia, cardiología, medicina bronco-pulmonar, traumatología, psicología, psiquiatría… Incluso hay quien dice que con la teoría cuántica.

La base de acción del Yoga radica en principios básicos de flexibilidad, fuerza, potencia y resistencia. Pero no existe contraindicación absoluta de personas que no puedan participar, sino que se deben adaptar los ejercicios según estas condiciones, para evitar así el daño físico que produce el Yoga mal hecho.

Los beneficios en nuestro cuerpo se pueden dividir en fisiológicos, psicológicos y efectos bioquímicos. Y en resumen, porque la lista es inmensa, tiene los efectos opuestos a lo que el estrés genera en nuestro cuerpo. Es decir, ayuda a relajarse y controlar las respuestas de estrés por su acción en el sistema nervioso. Disminuye de la presión arterial (en especial en los hipertensos), mejora la eficiencia cardiovascular, respiratoria, gastrointestinal, endocrina, excretora, inmune y osteoarticular. Modula la respuesta al dolor y a los ciclos de sueño – vigilia… Además, en el campo de la psicología, mejora el autoconocimiento, el manejo de la ansiedad, agresividad y depresión. También las capacidades cognitivas como la concentración, memoria o capacidad de aprendizaje. Los beneficios bioquímicos indican un efecto anti estrés y antioxidante muy significativo en la prevención de enfermedades degenerativas.

¿En qué se traduce la practica del Yoga en la vida diaria de una persona?

El Yoga ayuda a llevar una vida sana, no solo cuando se logra alcanzar una buena condición física, sino que ello se complementa con un equilibrio mental y emocional, pues una vez aprendemos a relajarnos, adaptamos este aprendizaje a todos los actos de nuestra vida diaria. Consecuentemente, el Yoga lleva a una especie de felicidad interior que se plasma en las relaciones laborales y personales. Practicar Yoga es como respetar tu mente y tu cuerpo.

¿Qué conlleva en términos de alimentación y estilo de vida?

El cuerpo se vuelve inteligente con esta práctica y él mismo te va a pedir una alimentación más saludable, vas a prescindir de lo que no necesitas, incluso vas a ir hacia una alimentación más orgánica, pues te hace tomar conciencia de los alimentos que estas consumiendo. También ayuda a dormir así que los días son mejores, estás descansado.

Una publicación compartida de Miranda (@mirandakerr) el

¿Cómo hay que cuidarse para que el aprendizaje y los resultados del yoga sean completos?

Lo primero es que hay que ser ordenado en las comidas. Comer cada 3 horas en pequeñas cantidades, alimentos en lo posible naturales y simples, pescados, granos, verduras, huevos y mucha fruta, si es posible, por la mañana. Todo acompañado de una buena hidratación. Es importante cuando vayas a practicar Yoga no haber comido una hora antes, pues las ásanas mueve todo el cuerpo a nivel físico y visceral.

Puedes encontrar a Rodrigo Cáceres en:

Boutique Gym, Calle de Serrano 50

Zentro Urban Yoga, Calle de Claudio Cohello 5

Yoga Demaría, Calle de Santa Ana  4

Para clases personalizadas puedes escribirle a Facebook o a su dirección de correo electrónico:  rodrigocaceresch@icloud.com

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD
TAMBIÉN TE INTERESA...
Así es una clase de Yoga y así son sus resultados según el experto   Hablamos de yoga con un experto