5 reglas de oro para preparar el tupper perfecto

5 reglas de oro para preparar el tupper perfecto

Estherina Holgado

Comer sano fuera de casa siempre es posible, sólo tienes que saber cómo. Y la mejor manera de saberlo es dando a tu tupper las comidas que preparas en casa cuando tienes todo el tiempo necesario; comidas que mantengan los sabores de siempre y las mismas ganas de abrirlo que cuando el plato llega a la mesa recién preparado. Pero si todavía no sabes cómo hacer que tupper y mesa y mantel se parezcan tanto que el plato preparado sea una opción tan rica como el acabado de servir, hoy confiamos en cinco reglas de oro para comer como en bandeja de plata.

Bien sea por exigencias de la rutina o por la imposibilidad de volver a casa para preparar la que comúnmente se llama “comida de verdad”, como si el tupper incluyera un simulacro de la misma, comer de esta manera es cada vez más recurrente. En una actualidad marcada por las prisas, sólo nos queda agarrarnos a la buena alimentación para tener los nutrientes, minerales y las vitaminas necesarias para realizar nuestro trabajo con éxito.

Y, sin necesidad de recurrir a mamá para que nos mantenga el estómago caliente, estas cinco claves sí están íntimamente relacionadas con ella. Así que, aquí va un pequeño homenaje a las madres, que, algo nos dice, se sentirán orgullosas de nosotras cuando vean que en materia culinaria somos totalmente autosuficientes.

¡Mira, mamá, con cuchara!

Va por ellas porque los potajes, cremas y purés son la espacialidad de cualquier madre, tal vez porque llevan preparándolos desde que nacimos. Y ahora que llega –o debería llegar- el tiempo frío, el estómago necesita de comidas con cuchara para permanecer más tiempo caliente y satisfecho. Estos platos son necesarios ya que, bien con verduras o con hortalizas, dan al organismo la cantidad exacta de nutrientes que necesita. Y si los cocinamos con natas sin lactosa conseguiremos digestiones mucho más ligeras.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD