PUBLICIDAD

Postmodernas chicas pin-up con aparatosas pelucas de los años 60 llenan la pasarela de Jeremy Scott –tanto o más que la música del dj Michel Gaubert-, con zapatos de plástico firmados por la firma brasileña Melissa y estampados psicodélicos mezclados con accesorios kitsch a los que Scott nos tiene tan acostumbrados. Pero como él mismo dice, la moda debe ser divertida. / A.S.


PUBLICIDAD


JEREMY SCOTT
Primavera-Verano 2016 Nueva York