El trabajo de Yves Saint Laurent se queda a vivir en París y Marrakech

El trabajo de Yves Saint Laurent se queda a vivir en París y Marrakech

Cristina Romero

Dos museos de las dos ciudades más importantes para el diseñador se repartirán su trabajo de forma permanente.

Si París le vio nacer, Marraketch le vio divertirse. Y él también hizo mucho por ambas: a París la consagró como cuna definitiva de la alta costura y a Marraketch dio la fama exótica por la que siempre quiso ser conocida. Una deuda que los destinos tenían con él y que por fin se salda gracias a un museo parisino y otro marroquí que van a recoger el trabajo de Yves Saint Laurent de forma permanente.

No tuvo la moda otro genio como él, aunque haya gozado de muchos. Todo lo que hizo estuvo siempre precedido por un noble grado de locura, la necesaria para ser un genio dentro y fuera de un taller de costura. Vivió al límite y murió tal y como siempre deseó, rodeado de todos sus excesos, siendo la fama uno de ellos. Y ahora es ella, la fama, quien se acuerda de él e intenta levantar al dueño de la aguja de su eterno descanso, aunque para cualquier profesional del sector y amante de su trabajo, Yves Henri Donat Mathieu Saint Laurent (así se llamaba el diseñador), nunca se marchó. Prueba de ello son los dos museos, uno en París y otro en Marraketch, que van a recopilar todo el trabajo realizado por el modisto francés durante su profesión que inició a los 18 años como aprendiz de Christian Dior.

 

El trabajo de Yves Saint Laurent se queda a vivir en París y Marrakech

Una exposición tan fácil como difícil de contabilizar ya que, aunque el estilista fue un auténtico maníaco del orden y la contabilidad, y a día de hoy cada diseño, patrón, prenda y venta haya quedado registrado en los anales de la casa YSL, su estudio ha sido una ardua tarea. Tiene que estar todo bien pensando y montado para que la experiencia en ambos museos sea una auténtica pasarela exclusiva por la mente del diseñador tantos años después de su fallecimiento y más de su iniciación en el mundo de la moda.

Ambas sedes, su actual museo en París, situado en el número 5 de la avenida Marceau, primero su atelier desde 1974 hasta 2002, y el museo marroquí dedicado al famoso, que abrirá sus puertas el próximo 16 de octubre en la rue Yves Saint Laurent, junto al Jardín Majorelle, se repartirán el trabajo de los más de 40 años de dedicación a la costura de este genio.

 

El trabajo de Yves Saint Laurent se queda a vivir en París y Marrakech   El trabajo de Yves Saint Laurent se queda a vivir en París y Marrakech

Exposiciones, retrospectivas y exhibiciones son los tres ejes direccionales de este proyecto pensado por y para el homenaje que Yves Saint Laurent siempre mereció, y que, si se ha hecho esperar, sin contar los numerosos recordatorios de todos sus más allegados, ha sido por celebrarlo a caballo entre las dos cunas del diseñador.

París, donde nació y murió. Marraketch, donde se inspiró y vivió el amor.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD