El poderoso discurso feminista de Barack Obama

El poderoso discurso feminista de Barack Obama

ETTORE LARSEN

“Hemos de cambiar esa misma actitud que castiga a las mujeres por disfrutar de su sexualidad, mientras premia a los hombres por ello”.

Aunque suene ilógico, la realidad es que, a día de hoy, aún existen muchos hombres a los que les asusta describirse como feministas. Cierto es que en muchos casos, esto se debe a que no entienden del todo su significado, confundiéndolo con un movimiento que defiende la supremacía de la mujer por encima del hombre. Sin embargo, viviendo en un mundo saturado de información en el que tan solo necesitamos entrar en Google para absorber nuevos conocimientos, nos sorprende que no se haga el esfuerzo de acudir a la RAE, que define el feminismo como una “ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres”. Sencillo, ¿no creéis?
Barack Obama, uno de los líderes políticos más influyentes hoy en día, acaba de unirse al pequeño (aunque por suerte, creciente) grupo de hombres abiertamente feministas, como bien ha demostrado en un discurso reciente. Con motivo del 55 cumpleaños del (por poco tiempo) presidente de los Estados Unidos, Obama ha hablado sobre cómo sus dos hijas le han inspirado a entender la importancia de la igualdad de género, así como hecho comprender que aún existe un largo recorrido en cuanto a las condiciones laborales de las mujeres en el país. “Michelle y yo hemos enseñado a nuestras hijas que han de manifestarse siempre que se sientan víctimas de una doble moral o que están siendo injustamente juzgadas en base a su género o raza — o cuando sean testigos de ello en otras personas. Y sí, es importante que su padre sea feminista, porque eso es lo que esperan de todo hombre”, ha dicho el presidente.
A lo largo del poderoso discurso, también habló sobre cómo la sociedad continúa criando a niños y niñas de diferente manera, favoreciendo el machismo a largo plazo. “Debemos cambiar la actitud que enseña a las jóvenes a ser recatadas y a los jóvenes a ser imperativos, que critica a nuestras hijas por decir lo que piensan y a nuestros hijos por soltar una lágrima. Hemos de cambiar esa misma actitud que castiga a las mujeres por disfrutar de su sexualidad, mientras premia a los hombres por ello”, ha declarado Barack. Indudablemente, un ejemplo a seguir que inspirará a muchos hombres a lo largo y ancho del globo. Un impulso para terminar de entender la importancia real de la igualdad de género y a participar del movimiento feminista (que tan solo pretende alcanzar esta realidad), uniéndose a las figuras masculinas que ya están luchando por ello.

¿Hay algo más sexy que un hombre feminista?

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD