Todo lo que Balenciaga hizo por el cine: la retrospectiva que estábamos esperando

Todo lo que Balenciaga hizo por el cine: la retrospectiva que estábamos esperando

Cristina Romero

Si Balenciaga tuvo otras pasiones además de sus talleres, el cine fue una de ellas. El modisto español llevó a la gran pantalla muchos de sus diseños para fusionar ambas artes, sueños para él, que hoy quedan recogidos en una retrospectiva expuesta muy cerca de nosotras.

Las pasiones tienen estas cosas, que, incluso, sobreviven a las personas que las sienten, y esto es lo que ocurre con el diseñador vasco y sus dos grandes amantes, la moda y el cine, que, 22 años después de su fallecimiento, su legado sigue más candente que nunca. Tanto o más que cuando nos deleitaba cada temporada con su aguja. Ahora ya no hay Cristóbal Balenciaga ni aguja, pero sí las colecciones que la firma lanza anualmente bajo la firma Balenciaga. Todo marcha con la misma disciplina que la que él invirtió en su trabajo, siempre haciendo gala de la volumetría característica de la casa y de sus envolventes costuras, pero la cita esta vez no es en una pasarela. El encuentro al que hoy hacemos referencia es al recuerdo de tiempos pasados, todos ellos con un denominador común: el cine de Balenciaga.

No es que el diseñador cambiara los patrones por guiones, pero sí intercaló los talleres con los sets de rodaje para llevar al cine sus mejores diseños; y es el motivo que justifica la muestra Un sueño de Balenciaga, el cine, la retrospectiva de las colaboraciones realizadas por el diseñador para películas.

La nómina histórica a la que hacemos referencia recoge más de 64 fotografías en blanco y negro, bocetos, creaciones reales realizadas en exclusiva para producciones cinematográficas y documentos anexos que ayudan a seguir el recorrido cronológico por estas colaboraciones de la manera más exhausta posible; pudiendo, sólo así, ofrecer un ejemplo de los vestidos que actrices como Ava Gadner y Marlene Dietrich vestieron en algún momento de sus apariciones en la gran pantalla.

Con esta recopilación de aportaciones a la industria del cine, expuesta en el IAACC Pablo Serrano, en Zaragoza, desde este octubre hasta el 7 de enero de 2018, se pone uno de los muchos broches que merece la carrera del diseñador nacido en Getaria, en 1895, y a sus más de cuarenta años haciendo historia en el mundo de la moda.

Son muchos los homenajes que este modisto español se merece, pero es el pensado por el IAACC y el Museo Balenciaga de Getaria los que han recuperado la gran admiración del artista por la cinematografía, a la que vistió de gala a través de las grandes musas de la época.

Todo lo que Balenciaga hizo por el cine: la retrospectiva que estábamos esperando

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD