Las 6 jefas más famosas de la gran pantalla

Las 6 jefas más famosas de la gran pantalla

Cristina Romero

Ellas son las jefas. Y no dudamos que en su casa también lo sean, pero lo que sí está claro es que un papel estelar en el cine, en un momento determinado y en diferentes etapas de sus carreras profesionales, ha llevado a estas seis actrices a ser rememoradas, principalmente, por estas grandes interpretaciones.

Si la pequeña pantalla está plagada de buenas oportunidades para demostrar la valía de las mujeres como jefas de todo lo que sea menester, por ejemplo, Glenn Close en Daños y prejuicios o Emily Mortimer en The Newsroom, lo cierto es que el cine también ha seguido la misma tendencia de enaltecer, muy merecidamente, al sexo femenino. Algunas interpretaciones todavía resuenan en nuestra memoria, vemos sus películas cada vez que tenemos ocasión y, por qué no decirlo, soñamos con ser ellas y derrocharse el poder que tienen, al menos, una vez en la vida. ¡¿O es que ahora vamos a engañarnos diciendo que no hemos querido dirigir una revista de moda y vestir de Prada aunque eso supiera ser un auténtico diablo?! Sería negar un deseo despierto en nosotras desde la primera vez que vimos a su protagonista sentenciar con tanta soltura y elegancia. Había clase en su maldad, poder y disciplina.

Por todos esos sueños frustrados, hoy hacemos un repaso a las seis jefas más famosas de la gran pantalla. A todas las que alguna vez sembraron en nosotras deseos de convertirnos en sus personajes o las que, por el contrario, nos despertaron un rechazo absoluto por su forma de ejercer su autoridad.

Meryl Streep en El diablo se viste de Prada

Insuperable. Llegamos, incluso, a odiarla por dos razones extremas: demasiado mala, demasiado diva. El personaje de Meryl Streep, Miranda Priestly, editora jefe de la revista de moda Runway, imitación acertada de la gran Anna Wintour, se lo hizo pasar muy mal a una joven inexperta en esta industria, Anne Hathaway. Nos guste o no, su personaje ejerció de jefa hasta las últimas consecuencias, como las que supusieron darse cuenta del destrozo que había hecho en su persona ser alguien tan ambicioso como ella.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD