La música en la gran pantalla: las 7 historias mejor cantadas

La música en la gran pantalla: las 7 historias mejor cantadas

Miriam Vélez

Con estas, te lo prometemos, aburrirte será lo último que hagas. ¡Música, diversión, pongan los altavoces en modo ‘on’! Porque si el cine es arte y la música la máxima expresión, he aquí el listado con las películas que, sí, te causarán una gran emoción.

Las vives a través de los ojos, pero te llegan directas al corazón. Las películas son como la mayor expresión de todo el arte unificado, tras una pantalla. Que muchas veces, sí, se sale del guión, te atrapa y, sin quererlo, acabas metida tú misma en la escena. ¡Y qué maravilloso mundo! Si pudiese ser así todo el tiempo…

Son el arte entendido, literal, desde muchos puntos de vista. Cada cual tiene el suyo y desde la más novata que ve cada película como un buen guión, hasta las expertas que analizan cada detalle y exprimen la esencia. El cine nos hace vivir.

Y sentir. Y de entre todos los sentidos, además de la vista, el oído es uno de los grandes invitados a la fiesta. Al menos, con lo que te vamos a contar hoy. Películas que, además de una buena trama que nos introduce en el mundo, la historia y la filosofía de la música, nos añade un plus con las mejores bandas sonoras de la historia.

Biografías de los mejores artistas y grupos que nos ha dado la historia, sí. Pero también guiones alternativos en los que la música de tus bandas favoritas (sabemos que lo son, porque son las de todas las generaciones del mundo, tal cual), se cuela para ser protagonista. Por encima de cualquier otra cosa.

Dos piezas que, sumadas a la increíble ambientación que rodea cada escena, personajes muy reales y la realidad de una época dorada, aumentada a la máxima potencia, cierra un puzzle, cuanto menos, sublime. Nada complicado de descifrar, fotograma a fotograma, altavoces elevados, su jugo es el mejor que, sin duda, hayas probado jamás.

Across the Universe, la historia de unos jóvenes británicos que huyen a un mundo de fantasía en el que los sueños se hacen realidad. Un duro Estados Unidos que mezclado con la música de ‘The Beatles’ reinterpretada, se convierte en pura poesía.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD