La feminidad ácida de Juno Calypso

La feminidad ácida de Juno Calypso

THIAGO E. LARSEN

Si no la conocías ya aunque lo dudamos —, te presentamos el mundo de Juno Calypso, una fotógrafa que se mueve con sutileza entre lo erótico y lo desagradable.

Las obras de esta artista londinense pueden ser descritas con infinidad de adjetivos, pero “convencional” no será nunca uno de ellos. Con un gusto exquisito por lo experimental, el trabajo de esta graduada del London College of Communications explora la dimensión absurda de la identidad y la sexualidad de las mujeres.

Para la mayoría de nosotros, el recién terminado 2015 fue el año en que descubrimos Juno, o quizás deberíamos llamarla “Joyce”, su alter ego desde que era estudiante. Cualesquiera que sean los motivos para ello, se trata de un hecho que muchos artistas en la historia contaban con sus propios alter egos — sin ir más lejos, el recién fallecido David Bowie tenía hasta cuatro —, por lo que esta tendencia no supone una novedad. Pero la razón por la que Joyce se convirtió en centro de debate en el 2015 y captó tanto la atención, fueron una serie de fotografías tomadas por la artista que reciben el nombre de The Honeymoon.

Las imágenes en cuestión tienen su localización en el Penn Hills Resort y nos muestran la bizarra luna de miel de una mujer solitaria que no triste —, que aprovecha unos días de intimidad para explorarse a sí misma y cuestionar la manera en que la sociedad presiona a las mujeres para invertir tanto en su apariencia física. Para este proyecto, la fotógrafa literalmente vivió durante una semana en el hotel de Pennsylvania, saliendo de la habitación únicamente para comer, e invirtiendo todo el tiempo restante en autorretratarse en ese inquietante y cursi espacio. El increíble resultado — que ha puesto a la londinense en el punto de mira y la hizo merecedora de un premio por parte de la Flowers Gallery — salta a la vista: una fusión entre lo estético y lo vulgar, entre lo femenino y lo grotesco, entre lo perfecto y lo imperfecto.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD