Por todo esto, el discurso de Oprah Winfrey merece un hueco en los anales de la Historia

Por todo esto, el discurso de Oprah Winfrey merece un hueco en los anales de la Historia

Cristina Romero

Sólo hizo falta una pizquita de sus palabras para caer rendidas a ella. Oprah Winfrey, la gran comunicadora de Estados Unidos, ha conseguido con su discurso,  pronunciado en el marco de los Globos de Oro, levantar a todo un auditorio, hacer llorar a los presentes y pasar, por supuesto, a los libros de Historia.

La 75 edición de los Globos de Oro pasará a sus anales por su compromiso feminista. El año en que Hollywood se cambió a sí mismo y dejó de lado los prejuicios que hasta entonces, por desgracia, denotaba, tendrá una fuerte reticencia en la memoria de quienes sigan estas galas año tras año. 75 años de historia de premios han encontrado en su edición de 2018, y en todo el año 2017, la razón más importante para que todos, mujeres y hombres, disfruten de las mismas ventajas hasta ahora imposibles: idéntica importancia y trato profesional. Sin brechas ni excepciones.

Se esperaba una noche reivindicativa en contra de los casos de abusos sexuales en la industria, muchos de ellos otorgados al productor Harvey Weinsten. Pero lo que no se esperaba es que Oprah Winfrey fuera a ser la auténtica protagonista de la noche. Lo fue y, tantas horas después de la gala, seguimos aplaudiendo cada palabra y emoción del discurso que dio al recibir el premio Cecil B. de Mille a toda una carrera; un reconocimiento que, además de merecido, convertía a la actriz y comunicadora en la primera mujer negra en hacerse con él.

De riguroso negro, como gesto de apoyo a todas las mujeres víctimas de abusos, su discurso fue firme, sincero, emocionante y, sobre todo, educativo. Es por eso que consideramos que debería formar parte de los libros de Historia y, claro, de la ética y moral de cualquier persona.

Habló y fue escuchada, porque como dijo Reese Whiterspoon al presentarla en la pasada noche, cuando Oprah Winfrey habla, todo el mundo se calla y escucha. Y eso hicimos, dejar todo lo demás para otro momento y prestar atención a lo que ella, una mujer con tantísimos años de experiencia y conocedora de tantas vidas por su labor como comunicadora, tenía que contarnos.

Y nos contó, nada más y nada menos, que la vida sólo es vida –y sólo merece llamarse así- si entre todos conseguimos que el movimiento #MeToo deje de existir, simplemente, por la no necesidad de reivindicarse por ello.

Te dejamos el discurso entero pronunciado por la famosa, pero también las cinco mejores frases del mismo.

Cada una de nosotras aquí estamos siendo celebradas gracias a las historias que contamos y este año nosotras nos convertimos en esa historia”.

“Decir la verdad es lo más poderoso que todos tenemos. Y estoy muy orgullosa de todas esas mujeres que se sienten lo suficientemente fuertes y empoderadas para contar sus historias”.

“He entrevistado a muchos que han pasado por algunas de las cosas más feas que le pueden pasar a alguien, pero la única cualidad que compartían todos ellos es la habilidad para conservar la esperanza por una mañana más brillante incluso durante las noches más oscuras”.

“Durante demasiado tiempo no se ha creído a las mujeres si se atrevían a alzar la voz contra esos hombres, pero ese tiempo ha acabado. Ya basta”.

“Para todas las mujeres que escuchen esto, les digo que en el horizonte hay un nuevo día. Y cuando llegue ese nuevo día, será gracias a muchísimas grandes mujeres, que están aquí esta noche, y también grandes hombres, que lucharán por ser los líderes que nos lleven a un tiempo en el que nadie tenga que decir: ‘Me too’”.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD