Christopher Nolan, el garrote vil de Netflix

Christopher Nolan, el garrote vil de Netflix

ESTHERINA HOLGADO

Hace cine. Sabe hacer cine. Y una prueba más de ello es Dunkerque su última película de culto que da al séptimo arte una lección de maestría, de savoir faire. Por lo que no podemos pedirle a uno de los grandes de la industria que sea remilgado en sus opiniones cuando lo tiene claro: lo que hace Netflix a nivel cinematográfico no sirve para nada.

Puede que en series Netflix lo tenga todo a su favor, pero en materia de gran pantalla el control lo siguen y seguirán teniendo las grandes productoras, expertas a su vez en hacer cine. Así de tajante se ha mostrado Christopher Nolan en una entrevista concedida a un medio digital, la pasada semana, cuando se le preguntó por el funcionamiento de la plataforma de streaming legal más conocida del momento.

Y es que el director en auge no puede mirar para otro lado e ignorar lo que Netflix está haciendo con los cines, que, en palabras del propio Nolan, está sentenciando la muerte de estos mismos, ignorando el modelo de negocio de Amazon, la plataforma que sí mira y vela por los intereses propios y ajenos, al tener un margen de 90 días con los cines, dejando así que el primer estreno se haga en gran pantalla y después se vuelve en dicha plataforma.

Aunque el director reconoce el buen hacer de los directores que se prestan a trabajar con esta plataforma, y habla del éxito de todos y cada uno de ellos, no entiende como pueden prestarse a formar parte de un proyecto que a lo que único que se dedica es a tirar por tierra el trabajo de productoras, directores, guionistas y actores, al impedir que el resultado se vea en una sala de cine, como se ha hecho toda la vida.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD