Bienal de Venecia: la fiesta del arte

Bienal de Venecia: la fiesta del arte

raquel oliva

Venecia siempre merece una visita, pero si además uno puede disfrutar de la Bienal de Arte que la ciudad de los canales acoge cada dos años, esta visita se convierte en imprescindible.

Y es que se trata de una cita que reúne toda la tendencia artística del momento; no en vano, se ha convertido en una de las más prestigiosas exposiciones internacionales de arte contemporáneo del mundo. Además, es una de las más antiguas, ya que la primera Bienal se celebró en el año 1895 y se viene celebrando desde entonces cada dos años como evento donde los artistas de la época muestran sus últimos trabajos.

Ahora que su 57º edición está llegando a su fin, es hora de hacer un repaso sobre lo que hemos podido contemplar aquellos que hemos tenido la suerte de disfrutar de esta maravillosa exhibición cultural. 120 artistas provenientes de 51 naciones distintas se han dado cita desde mayo hasta finales de noviembre en Venecia para presentar su variopinta producción artística en distintos espacios expositivos.

El corazón de la Bienal se encuentra en los famosos Giardini (Jardines de Venecia), donde se ubican una treintena de pabellones permanentes de diferentes países -sus fundadores, por así decirlo, incluido el de España-, donde se muestran obras de artistas elegidos para representar a sus naciones. Además, aquí se encuentra el Pabellón Central, donde se puede ver parte de la principal exposición de la Bienal que, en esta edición, ha llevado el nombre de Arte Viva Arte.

Bienal de Venecia: la fiesta del arte

Recorrer estas estancias es un viaje único por colores, texturas, juegos de luces… En definitiva, es una experiencia inolvidable para los sentidos. La mayoría de los artistas presenta apuestas arriesgadas y poco convencionales en un recorrido que no deja indiferente. Durante mi visita no podía parar de hacer fotografías de las diferentes obras, y es que cada uno de los trabajos expuestos es merecedor de ser fotografiado, una veces por su originalidad, otras por su carácter innovador y otras por su excentricidad.

Además, a tan sólo 15 minutos a pie de esta zona de exposición se encuentro área de gran interés, el Arsenal. En estos antiguos astilleros militares tienen su espacio los países que no cuentan con pabellón propio. Aquí cada nación participante suele presentar obras de uno o varios artistas, representando a su país y participando además en un concurso cuyo premio es el León de Oro. En esta edición este galardón ha sido para el pabellón alemán, concretamente para la artista Anne Imhof, por una impactante instalación, dedicada a la figura de Fausto.

Pero lo que más me gusta de la Bienal es el ambiente que se crea en toda la ciudad, donde cada rincón se transforma en un escenario. Durante los meses que dura la cita, Venecia se viste de gala; la ciudad es una fiesta continua donde el arte es el principal protagonista, siendo muy fácil encontrarse con evocadoras creaciones artísticas a la vez que se recorren sus calles o sus canales.

Bienal de Venecia: la fiesta del arte   Bienal de Venecia: la fiesta del arte

Una de las más comentadas en esta edición ha sido la escultura Support, obra del artista Lorenzo Quinn, y situada en uno de los edificios más populares de la ciudad, el hotel Ca Sagredo. Se trata de dos grandes manos que emergen del canal y que parecen mantener el edificio a flote como si corriese riesgo de derrumbe, una idea que no es casual, ya que el objetivo de esta estructura es lanzar un mensaje sobre los devastadores efectos del cambio climático. La visión de la obra desde el Gran Canal es muy muy poderosa.

Además, museos, palacios, galerías… tienen una interesantísima programación en paralelo, lo que contribuye a crear una atmósfera especial en una ciudad que ya de por sí tiene un encanto único y una riqueza artística casi insuperable gracias a lugares como San Marcos y el Palacio Ducal o la Academia y la Scuola Grande de San Rocco.

La buena noticia es que aunque la Bienal de Arte ya está tocando a su fin, en 2018 la ciudad albergará la 16° Bienal de Arquitectura durante un plazo de seis meses, cita que personalmente no me perderé. Y es que siempre hay una razón para volver a Venecia….

Raquel Oliva, vicepresidenta de Oliva Iluminación

@raquelolivamarc

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD