principal

Alicia Keys no quiere que sus hijos vean ‘Blancanieves’

María G. Aguado

Pero ni por asomo, está totalmente prohibido. Sus dos hijos no la verán mientras ella pueda evitar las lecciones que da esa película a los niños.

La verdad es que Walt Disney ha hecho felices a generaciones, ese mérito ya lo tiene. Pero desde hace un tiempo se lleva estudiando los componentes sexuales y, más recientemente, los machistas de sus películas. Habrá a quien le parezca un tema reiterativo, quizá por eso se ha obviado, pero a nosotras nos parece importante y a Alicia Keys también. Tanto que no piensa ponerle jamás a sus dos hijos la película ‘Blancanieves y los siete enanitos’. ¿Por qué? Mejor te responde ella misma: “Es un filme completamente sexista y misógino, ella limpia para siete enanos. No hay nada malo en que una mujer decida quedarse en casa y cuidar de la familia, es un trabajo duro, pero se trata de la forma en que lo exponen”.

via GIPHY

Hay que decir que esta película se estrenó en 1937 en el marco de una sociedad que no contemplaba estas prácticas como machistas. Y que para más inri se apuntaba varios tantos en racismo, misoginia y el encumbramiento del hombre como ser supremo y salvador de la mujer que se reflejan en otros títulos. Y es que hemos tenido que esperar a que llegara ‘Brave’, esa mujer vikinga que no quiere ser princesa sino guerrera como su padre – o, si me apuras, ‘Toy Story 2’ – con la aparición de la vaquera osada desterrando a pastorcita remilgada – para ver mujeres de acción en el papel que desempeñaría un hombre en las películas de la factoría.

Veamos varios ejemplos en los que seguramente no has caído de machismo, quizá no tan explícito, en Disney.

Cenicienta

Esta chica está esclavizada por su propia madrastra que la obliga a limpiar y cocinar para ella y sus hijas, pero Cenicienta sueña con que un hombre la rescate y se la lleve de allí. Un Hada Madrina la viste para conquistarle y ya está, le conquista y se acabó la historia. Es cierto que en aquella época, en el siglo XVII, las mujeres no podían soñar con trabajar y vivir independientes. Pero el mensaje, sin pensar en el contexto, no es muy alentador.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD