Tutorial Grace Kelly: cómo afrontar la vida con sus ocho consejos

Tutorial Grace Kelly: cómo afrontar la vida con sus ocho consejos

Cristina Romero

Se cumplen treinta y cinco años del fallecimiento de Grace Kelly, la princesa del cine y la reina de todos los diseñadores de la alta costura. Largos años en los que su nombre se pronuncia en pasado por razones sujetas a la lógica, no así su estilo de vida y maneras de afrontarla, muy presentes todavía entre sus más fieles seguidoras. De ella pudimos (y seguimos haciéndolo) aprender moda, estilo, costumbres, elegancia y protocolo, pero también ocho lecciones de vida que, de seguirlas, podremos decir ser un poco más Grace Kelly que antes.

La osadía nos lleva a querer ser ella y no a buscar un nimio parecido. No se nos puede culpar de esto ni de pensar que una es mucho más íntegra si Grace Kelly es nuestra maestra de ceremonias, nuestra institutriz y nuestro ejemplo a seguir. Su trayectoria personal y profesional avala este ferviente deseo de parecernos a la princesa consorte de Mónaco. La que, en un giro inesperado de los acontecimientos, lo dejó todo por amor. Por amor a un príncipe heredero y su consecuencia más dulce: ser la matriarca de una familia real. Abandonando al que fue el otro hombre de su vida, Alfred Hitchcock, y su pasión por las mujeres rubias, calculadoras y de sonrisa tímida, como ella. Le dejó, a él y su carrera como actriz que tanto despunte y soberbia adquirió tras el éxito de Crimen perfecto (), la película que la consagró como actriz de renombre y musa del cine (también de Alfred).

No fue difícil quererla, tampoco admirarla. Ni respetarla ni imitarla. Por eso, su clase innata puso a sus pies a los más destacados diseñadores de la época, entre los que destacan Hubert de Givenchy y Christian Dior. Pero la moda y el cine no fueron las dos únicas artes que se entregaron en cuerpo y alma a esta princesa. También la cultura y el ahora llamado lifestyle tienen mucho que agradecerle a Grace Kelly, desde lecturas y exposiciones hasta normas protocolarias y maneras de desenvolverse en la vida. Y en este último aspecto es donde la musa tiene ocho consejos que dar a quienes queramos escuchar.

Feminista por convicción

“Soy feminista. Creo que las mujeres deben hacer lo que ellas mismas deseen y decidan hacer”.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD