¡Yo no soy Kim Kardashian!

¡Yo no soy Kim Kardashian!

CRISTINA ROMERO

No tienes que compartir cada tendencia que llegue a tu tienda de ropa de cabecera favorita sólo por el mero hecho de que las mujeres del momento (en tendencias textiles) lo lleven puesto. Esto es, no tienes que ser Kim Kardashian si no quieres.

¡Yo no soy Kim Kardashian!

Yo no soy Kim Kardashian, y esto alguien tenía que decirlo ya. Iba tocando dejar claro que no todas las mujeres se ven cómodas con el mainstream del que Kim Kardashian, Bella Hadid, Kendall Jenner son anfitrionas de pleno derecho y lo saben hacer tan bien cada vez que eligen prendas poco sutiles, ya consideras el último grito en moda, conformadas con transparencias, tachuelas, cadenas, cuerdas en prendas ajustadas.

No todo vale y no todo tiene que valerte a ti, ya que el mundo celebritie  muchas veces se nos queda bastante lejos, y no en cuestión salarial, que también, sino más bien en estética y discreción. En sencillez y elegancia, dos y cuatro cualidades que las famosas más defensoras del movimiento mainstream rompedor de hoy en día no terminan de reflejar en el sentido más estricto de la palabra.

¡Yo no soy Kim Kardashian!   ¡Yo no soy Kim Kardashian!

Es interesante saber que hay una opción estética más tranquila, igual de sexy, favorecedora y actualizada que destilan sus compañeras de fama y posición social, como Sienna Miller, Diane Kruger, Dakota Johnson, Kate Moss, Emma Stone, Olivia Palermo y Alexa Chung. Tan seguidas en redes sociales como sus opuestas, pero defensoras de los vestidos midi, las faldas vaporosas, las camisas oversize, los jeans desgastados, las bailarinas y las sneakers.

Dos estilos de vestir. Las primeras apuestan más por el toque rompedor, sexy, distintivo, muy ligado a las tendencias de hoy y, prácticamente, adelantadas a las de mañana. Las segundas tendenciosamente ligadas a un estilo clásico, vintage, atemporal, válido para un café con amigas en una terraza del centro de la ciudad y para la fiesta del estreno de la película del año, siempre basculante entre la esencia retro, la bucólica o la marinea, entre otras muchas.

¡Yo no soy Kim Kardashian!   ¡Yo no soy Kim Kardashian!   ¡Yo no soy Kim Kardashian!

Una forma de vestir más cercana a la realidad del día a día y no tan apegada al excentricismo de la fama que a menudo se destila en Hollywood. Prendas más ligeras y fácilmente combinables no sólo con otras prendas sino con los trabajos que desempeñamos, los cuales valoran más una zapatilla o stiletto de medio tacón a un zapato con plataforma y cadenas con remaches.

Hay vida más allá del tacón de la Kardashian  por excelencia, de las transparencias de la Jenner preferida y de los cambios de look tan radicales de la pequeña de las Hadid.

¡Yo no soy Kim Kardashian!   ¡Yo no soy Kim Kardashian!   ¡Yo no soy Kim Kardashian!   ¡Yo no soy Kim Kardashian!

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD