Michelle Williams, la versión original de Hollywood

Michelle Williams, la versión original de Hollywood

Mireia S. Vaquero

9 de septiembre. Un día para celebrar dos cosas. La primera, que en Hollywood todavía existen actrices únicas. La segunda, el cumpleaños de una de ellas. ¡Felices 37, Michelle Williams!

Sí se puede ser discreta. Sigilosa. Sí se puede ser noticia por las películas en las que has trabajado. Si se puede seguir siendo tú. Sí se puede a pesar de Hollywood. De la fama, de las entrevistas, de los paparazzis, de los fans, de las críticas, de las excentricidades. Michelle Williams lo ha demostrado desde su primera aparición en Lassie, cuando tan solo contaba con 14 años. La actriz podía haber seguido las órdenes de los que intentaron planear su carrera pero ella prefirió caminar sola. Durante la adolescencia, no le faltaron proyectos pero ella prefirió aceptar solo aquellos en los que de verdad se sentía a gusto. Podía haberle salido mal la jugada pero lo intentó y lo consiguió.

Michelle creció, siguió adelante y se consolidó como una de las mejores actrices. Y además, se enamoró de Heath Ledger. La pareja consiguió que su relación fuera solo de ellos. Sin embargo, hubo un giro inesperado en el guión. Heath murió y ella se convirtió en la viuda de Hollywood. Esta muerte – y que todos los ojos estuvieran pendientes de su dolor- hizo que estuviera a punto de dejar la interpretación, pero, entonces, le propusieron protagonizar Mi semana con Marilyn. Era lo que Michelle necesitaba. Volver a centrarse en su carrera. En ella. Olvidarse de lo que estaba pasando fuera de su universo.

En Hollywood cuesta entender que alguien no quiera seguir las reglas del juego pero ella puede. Puede porque se lo merece, porque se lo ha ganado a pulso. Ya nadie quiere convencerla de que cambie. Michelle aparece en un acto público y nos deja con ganas de más. Y eso solo significa una cosa: hay Michelle para tiempo.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD