Los clones existen y Kaia Gerber es prueba de ello

Los clones existen y Kaia Gerber es prueba de ello

María Sánchez Cano

En el privilegiado grupo que conforman los hijos de los famosos existe una división entre aquellos que huyen de la fama, puede que horrorizados por la experiencia de haber tenido una infancia demasiado mediática, y aquellos que deciden asumir su condición de retoños de celebritie con naturalidad. Estos últimos son jóvenes que no se sonrojan ni echan las manos a la cabeza cada ver que escuchan aquello de “hijo de”. Es más, algunos de estos jóvenes deciden sacarle el máximo partido. Si encima resulta que la fama de tus padres no se traduce solo en influencias y reconocimiento, sino que se sustenta sobre un talento que has tenido la suerte de heredar, es bastante probable que decidas jugar las buenas cartas que te ha dado el destino y seguir la senda de tus progenitores. Este es el caso de Kaia Gerber.

¿Qué quién es Kaia Gerber? Kaia Gerber es una adolescente de 16 años que ya ha hecho sus primeros pinitos en el mundo de la moda, desfilando y protagonizando campañas para firmas como Miu Miu, Alexanderg Wang o Marc Jacobs. De sus inicios ya podemos deducir que a la joven le espera un prometedor fututo subida a la pasarela. Pero no es solo su condición de joven promesa lo que la pone en el punto de mira, sino su parentesco con uno de los mayores iconos de la industria. Kaia es hija de Cindy Crawford. En el caso de que a Kaia le atraiga la industria de la moda (y parece que así es) le ha tocado la lotería por partida doble: no sólo la ha criado una mujer que es historia viva de la moda, sino que además Kaia y Cindy resultan ser prácticamente idénticas. Si no fuese porque no hay en su cara rastro del mítico lunar que tan reconocible hizo la cara de su madre, sería prácticamente imposible distinguir el rostro de la joven de cualquier imagen de la Cindy adolescente.

En Septiembre de 2017 Kaia abrió el desfile de Alexanderg Wang, marca para la que ya había colaborado anteriormente, poniéndose frente al objetivo del fotógrafo Steven Meisel para la campaña de primavera de 2016.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD