Lo que hemos aprendido de Susan Sarandon

Lo que hemos aprendido de Susan Sarandon

Manuela García

Todo aniversario es siempre una buena excusa para hacer balance, echar la vista atrás, rememorar los logros y fracasos, con orgullo y ganas de seguir mejorando a partes iguales. En el caso de Susan Sarandon, el repaso a los 71 años que cumple este mes no puede más que desencadenar satisfacción y admiración. Satisfacción, la que suponemos debe sentir ella al comprobar que ha logrado consolidar una carrera profesional plagada de éxitos. Admiración, la que sentimos el resto de los mortales por la maestría con la que esta mujer ha sabido alcanzar el éxito y la fama sin renunciar a sí misma y a sus ideales; por  la soltura con la que se sigue moviendo en el mundillo, provista de la seguridad de quien sabe que la experiencia es un grado y de quien se despreocupa de tratar de impresionar a nadie porque es consciente de haber demostrado ya de todo lo que es capaz.

Lo que hemos aprendido de Susan Sarandon

Susan Sarandon lleva más de 40 años trabajando como actriz y productora en cine, teatro y televisión. Se estrenó en la gran pantalla en el año 1970 con la película Joe, pero si hay una época de su vida que Sarandon deba recordar con especial cariño es la década de los 90. Fueron los años del estreno de Thelma & Louise, la película en la que actúo junto a Geena Davis y un jovencísimo Brad Pitt. La película fue un éxito en taquilla en 1991 y a nuestra protagonista le trajo la nominación al Oscar, el Globo de Oro y el premio BAFTA, galardón que recibiría en el año 1994 por su papel en The Client. Un año después y tras haber sido cuatro veces nominada al Oscar a Mejor actriz, Sarandon recogió por fin la estatuilla en 1995 por su interpretación en la película Dead Man Walking .

 Lo que hemos aprendido de Susan Sarandon   Lo que hemos aprendido de Susan Sarandon

No sólo ha sido laureada como actriz, sino que también ha recibido un merecido reconocimiento por su labor social: en 2010 fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y es además embajadora de Unicef. Su exitosa carrera profesional le ha otorgado una fama y notoriedad que la actriz ha sabido aprovechar para reivindicar sus ideales políticos. Ella misma se ha definido como activista y se ha esforzado en demostrar que lo es siempre que se le ha presentado la oportunidad de hacerlo. Las causas por las que la actriz ha alzado públicamente su voz son tan numerosas como diversas: desde su oposición a la guerra de Irak a su apoyo al candidato demócrata Bernie Sanders en las últimas primarias del partido. La lucha por los derechos civiles o la preocupación por la situación de los refugiados han otros de sus caballos de batalla.

Son todos esos logros profesionales y su insistencia en poner su imagen y voz al servicio de la mejora de la sociedad lo que convierten a Susan Sarandon en todo un ejemplo a seguir. Con motivo de su cumpleaños, no podemos más que darle la enhorabuena por todo lo que le han dado de sí sus 71 años y desear que a la americana todavía le quede cuerda para rato.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD