Lindsay Lohan

Lindsay Lohan

Texto: Daniel Mesa /Fotografía: Laura Marie Cieplik / Estilismo: Alba Melendo

Quienes la conocen aseguran que en el último año la socialité ha enterrado la vida de desenfreno que hizo de ella objetivo de tabloides. Hoy, Lindsay centra sus fuerzas en ayudar a refugiados y reorientar su carrera desde su nueva sede en Dubái.

Tanto interés ha suscitado en los medios la presencia de Lindsay Lohan en Madrid durante la Mercedes-Benz Fashion Week como las colecciones presentadas durante la misma. Y es que le guste a quien le guste, la celebrity sigue siendo foco de atracción allá donde vaya. La citamos en su último día en nuestro país para fotografiar la sesión de fotos de esta portada. La actriz y empresaria de 31 años desembarca en el set enfundada en unos jeans y un jersey blanco de canalé. El look lo completan unas botas de la firma española Serena Whitehaven y –claro– unas maxigafas de aviador que cubren parte de su rostro.

Mucho se ha especulado en los últimos meses sobre un pretendido giro a su vida y a su imagen marcado por una larga ristra de tropiezos en el pasado. Sin embargo, poco o nada queda hoy de la Lindsay que cada escasos meses debía enfrentarse a la justicia por conducir ebria por Los Ángeles y protagonizaba más de un escándalo en sus continuas idas y venidas sin éxito al centro de rehabilitación. Instalada desde hace un año en Dubái y con numerosos proyectos entre manos –en los que se suman una serie, una línea de moda, un club, un libro, varios programas filantrópicos y un papel protagonista en el filme de terror The Shadow Within–, la exchica Disney parece estar dispuesta a dar un giro de 180 grados a sus días.

Paramos las rotativas y aprovechamos sus últimas horas en la capital para comprobar de primera mano si de verdad Lindsay ha cambiado tanto como dicen. Juzga tú misma.

Lindsay Lohan

Esta semana la hemos visto disfrutando de varios des les durante la Mercedes-Benz Fashion Week. ¿Qué impresión se lleva de este contacto con la moda española?

Me ha gustado mucho. Uno de mis desfiles preferidos ha sido el de Palomo Spain. Por un momento me hizo pensar en la serie American Horror Story; lleno de locura y diversidad cultural; muy alegre y divertido. Me pareció que había muchas historias dentro de la propia colección y que necesitaba una puesta en escena así. Cada personaje tenía algo que decir en su desfile, como si fueran los de una película. Me encantó también el de Teresa Helbig. Todo lo que diseña es tan elegante, tan bonito… Es la perfección. Y algunas piezas con pieles de Custo Barcelona. Aunque su moda siempre me ha recordado a Ibiza y a mí personalmente no me gusta Ibiza (risas). Pero sí me gusta Custo. Es interesante, diferente.

¿Qué le pide a la moda?

Soy muy femenina. Me encantan las piezas con muchos detalles, las pieles, las lentejuelas… La sesión de hoy, por ejemplo, ha sido increíble. Teníamos Prada, Versace, Miu Miu, Tommy Hilfiger… ¡Todo! Miuccia Prada y Gianni Versace son las personas a las que más admiro en el mundo. Siempre han sido mis favoritos por- que son los que mejor entienden y saben realzar el cuerpo de la mujer. Otra firma que me encanta es Temperley London, me perdí su desfile en Londres, pero me suele gustar todo lo que hace.

Subió varios stories a su cuenta de Instagram del desfile de Maria Ke Fisherman. ¿Qué le pareció?

¡Fue superguay! Me pareció toda una experiencia y una idea estupenda presentar una colección con un desfile así [fue en el Parque de atracciones de Madrid y los invitados veían a los modelos posando entre la vegetación mientras navegaban por un río artificial en barcas de madera]. Me resultó divertido, emocionante y muy original. Y a pesar de todo lo que te rodea en una experiencia así, estabas en todo momento pendiente de la ropa, porque no tienes flashes a tu alrededor ni nadie que te distraiga. Tengo que decir que en algún momento deseé que hubiese una especie de tobogán o algo por el estilo (risas).

¿Ha tenido tiempo para salir de fiesta en Madrid?

No, no he salido. Madrid me parece una ciudad maravillosa, pero he tenido una agenda tan apretada durante todos los días que al llegar la noche estaba agotada.

Desde su colaboración en 2010 como consultora artística para Emanuel Ungaro no hemos tenido noticias de sus nuevos pasos en la industria. ¿Alguna novedad en este sentido?

Este último tiempo he estado trabajando en mi propia línea, que lleva por nombre Lohan, por Lindsay Lohan, obviamente (risas). Es en lo que estoy centrada ahora en Dubai. Se trata de una línea de moda más discreta que también tendrá su réplica en Irlanda y que se llamará Lohan Ireland. Estoy muy enfocada ahora mismo en la parte empresarial y, en principio, la colección se presentará entre enero y febrero del año próximo. Estoy muy ilusionada con este proyecto porque hace mucho tiempo que no lanzo una colección propia. Aunque también estoy muy emocionada con otro proyecto que tengo…

Háganos un spoiler.


Quiero publicar un libro. ¡no paro!


¡Wow! ¿Cómo lidia con toda esta actividad?

Soy más introvertida y maternal de lo que parezco. Como buena cáncer, soy de esas personas que igual que salen de su caparazón necesitan volver a su refugio. Somos como cangrejitos.

¿Consigue amoldarse a la vida entre Dubái y Londres?

Últimamente he estado trabajando en Londres para el rodaje de la serie Sick Note, pero mi casa está en Dubai desde hace un tiempo. Es mucho más fácil para mí vivir allí. No hay cámaras, no hay paparazzi esperándome… Puedo estar centrada en mis cosas sin preocuparme por nada más. Es muy diferente. Allí siento que puedo respirar.

Lindsay Lohan   Lindsay Lohan

También la hemos visto involucrada en año en varios programas lantrópicos. Cuéntenos.

Trabajo con refugiados de Siria en Turquía. Estuve conviviendo con niños en campamentos de refugiados y ahora me voy a Tanzania con una fundación destinada a proveer de agua potable a todos los niños. Lo más probable es que vuelva a Turquía pronto, antes de partir en octubre a Túnez para contribuir a la lucha por los derechos de las mujeres.

¿De qué manera estas experiencias han cambiado su visión acerca del mundo?

Cuando pasas por tantas cosas en la vida y experimentas situaciones tan extremas, al final es más fácil hablar de ello porque en cierto modo te vuelves más fuerte. Cada palo que te da la vida te hace más fuerte, y lo mejor que puedes hacer es usar esa fuerza en una dirección positiva, compartiendo tu historia con otras personas a las que les pueda ser de ayuda. Por esta razón, creo que es muy importante que las mujeres se sientan seguras y no ignoren lo que está pasando. No hay que avergonzarse de lo que a una le haya ocurrido o si le han jodido la vida o se siente mal por ello. Necesitamos compartirlo entre todas y ayudarnos en la medida de lo posible.

Imagino que con tanto ajetreo no serán pocas las veces que necesite un descanso.

Últimamente ejercito mucho la meditación. Es fundamental para mí disponer de un momento al día en el que estar únicamente conmigo misma y completamente desconectada. Cuando medito rezo por todo el mundo, especialmente por mi familia y por toda la gente que me apoya en mi vida. Creo que todo el mundo necesita un momento para conectar consigo mismo y dejar a un lado la inmediatez en la que estamos inmersos. Soy de ese tipo de personas de mente cambiante. ¡Mi cabeza está constantemente dando vueltas! Scott puede corroborarlo [señala a su nuevo mánager Scott Carlson, que asiente con una sonrisa desde el otro lado de la habitación del hotel]. Me guío mucho por intuiciones y por los números –¡soy una friki de los números!– . A veces necesito parar aunque sea dos minutos para estar sola, pero no puedes decirle a la gente: “Sal de aquí ahora mismo, necesito un descanso”. Por eso es importante conocerse y priorizar, si no lo más probable es que malgastes toda esa energía y te acabes perdiendo.

Lindsay Lohan   Lindsay Lohan   Lindsay Lohan

¿Qué puede avanzarnos sobre Sick Note? –su estreno está previsto para 2018–.

Ha sido increíble. Se ha hecho un trabajo excelente. Mi personaje (Katerina West) es la hija de Kanye West, interpretado por Don Johnson. Es una chica dura y un poco chunga (Risas). Durante el rodaje aportábamos ideas entre todos en el set, como si estuviéramos en un workshop. Me lo he pasado genial con todos mis compañeros; Rupert Grint, Nick Frost, Johnson… En mi primer día de rodaje tenía que matar a alguien con un hierro –¡muy interesante!–.

¿Cómo ha sido la experiencia de volver a trabajar en Inglaterra?

Me encanta la manera que tienen de trabajar los ingleses, dista muchísimo de los americanos. Allí es mucho más directo, en plan: “Vale, hemos acabado por hoy”. Nadie se despide al final del día. En Reino Unido, todas mis experiencias, incluidas las primeras películas que rodé hasta Sick Note, nunca he contado con un equipo que conociera de antemano y, sin embargo, en cada uno de los rodajes he sentido un ambiente de lo más fluido. Desde el primer momento te hacen sentir como en casa. Se preocupan los unos de los otros, son agradecidos… ¡Es tan diferente! Si durante un tiempo decidí dejar de hacer películas fue, entre otras cosas, porque allí los cortes se hacen de forma tan rápida que los actores a veces olvidamos lo que estamos haciendo. Es como si de pronto la película no fuera lo más importante, sino el hecho de hacer tu trabajo y adiós. Jamie Lee Curtis me dijo una vez: “En el momento en que esto deje de divertirte, déjalo”. Y así fue. Cuando me di cuenta de que ya no disfrutaba haciendo películas, lo dejé. Actuar me hace feliz, es casi algo terapéutico para mí, así que cuando me di cuenta de que aquello no me compensaba decidí mudarme a Dubái.

¿Qué ha encontrado allí?

Vivir en una ciudad como Dubai, que siempre me ha parecido un lugar sagrado, me ha llevado a trabajar con niños y moverme hacia otros puntos del mundo para conocer su realidad de cerca. Estas experiencias me han enseñado la honestidad con la que viven sus creencias. Es gente que respecta a sus dioses y que a la vez también me respetan a mí con mis decisiones. Estados Unidos está perdiendo ese lado. Solo puedo decir que me siento muy agradecida por la vida que llevo ahora.

¿En qué películas de la historia del cine le habría encantado participar?

Mi película preferida es Kitten with a Whip (Como en una pesadilla en España), con Ann-Margret y John Forsythe. Es una película fantástica. O también Bye Bye Birdie (Un beso para Birdie), de George Sidney.

Además de todos los proyectos en los que está involucrada, también es socia de un nightclub en Atenas que lleva su nombre.

Sí, es un club en el centro de la ciudad que inauguramos el año pasado, pero pronto abriremos también un edificio entero en Mikonos que también se llamará Lohan y en el que habrá, entre otras cosas, un restaurante en la azotea y un lounge club.

Suena bien. ¿Qué diría que ha aprendido en la última década?

Diez años… ¡es demasiado! aprendo algo cada día, pero en el último tiempo lo mejor que he aprendido es a respetarme a mí misma y a preocuparme por saber lo que de verdad quiero hacer con mi vida. Creo que todo el mundo debería hacer lo mismo.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD