Antes de las supermodelos estaba Margaux Hemingway

Antes de las supermodelos estaba Margaux Hemingway

Ángela Zapiain

1 de julio de 1996, encuentran el cuerpo de Margaux Hemingway en su casa de Santa Mónica. Coincide con el 35 aniversario del suicidio de su abuelo Ernest. Esta vez fue la supermodelo que nos abandonó, dejando un vacío más entre nosotros.

Debemos trasladarnos a Idaho, un estado al noroeste de los Estados Unidos. El 16 de febrero de 1954 nacía la niña que pasaría a ser la primera supermodelo de la historia. Nieta del escritor y periodista Ernest Hemingway e hija de una de las familias más acomodadas de Estados Unidos. Margaux llegó a la cima, pero también tocó fondo. En plena adolescencia, Margaux decidió volar de su pequeño pueblo a la gran manzana, con el que sería su primer marido Errol Wetanson, para así convertirse en la modelo más cotizada del momento. Gracias a su altura y gran belleza comenzó su andadura por la industria del modelaje. Además, con tan solo 20 años participó en películas como Lipstick, Killer Fish, Inner Sanctum. Pero lo que marcó su carrera fue el hito histórico conseguido con tan solo 21 años. La nieta del Premio Nobel se convirtió en la primera modelo que firmó un contrato de un millón de dólares por convertirse en la imagen del perfume de Fabergé, The Fabulous Babe.

Antes de las supermodelos estaba Margaux Hemingway

Todos creían que Margaux vivía un sueño, se juntaba con estrellas como Mick Jagger, Halston y Liza Minnelly y además fue portada de las más aclamadas revistas de moda del momento. Sin embargo, lo que la gente no sabía era todo lo que se escondía detrás de la exitosa vida de la supermodelo. Recién divorciada del que fue su primer marido, comenzó a frecuentar Studio 54, una discoteca en la que se juntaban personas influyentes de la época. Sorprendentemente, la alabada primera supermodelo de la historia, era una chica introvertida acostumbrada a vivir en un pueblo de Idaho. Por esta razón, nunca terminó de conectar con la clase alta de aquella sociedad y así fue como comenzó su etapa de alcoholismo y drogodependencia. Seguido de otro matrimonio fallido y su fracaso como actriz, Margaux comenzó a venirse abajo. Padecía esquizofrenia desde los 7 años, además sufría grandes trastornos alimenticios ligados a su carrera profesional y presentaba un cuadro de depresión. A esta situación además se sumó el éxito como actriz de su hermana pequeña Mariel, que ella nunca consiguió. De esta manera en 1996, Margaux Hemingway decidió poner fin a su vida mediante una sobredosis de tranquilizantes en su casa cercana a Los Ángeles.


Las declaraciones de Margaux afirmaban que no se sentía cómoda en la sociedad en la que vivía. Además, la supermodelo declaró que no era suficiente con llevar el apellido Hemingway, ya que le ayudó al principio, pero le sofocó después. Junto con Margaux, el padre del famoso Ernest fue el primero en quitarse la vida, seguido de su famoso hijo que lo hizo con una escopeta en 1961, poco antes de sus hermanos Ursula y Leicester. Siguiendo con la maldición, Gloria, la hija del escritor fue la siguiente. Algunos hablan del poder del destino y otros eluden su existencia. Lo que está claro es que el caso de la familia Hemingway se trata de algo más que de una casualidad.

 

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD