¿Cómo empezó a adelgazar Taylor Swift?

¿Cómo empezó a adelgazar Taylor Swift?

Mireia S. Vaquero

Ahora entendemos todo el misterio. Taylor Swift estaba preparando su vuelta a lo grande. Mientras tanto, no ha dejado de cuidarse y de seguir este plan de alimentación aunque según dice, sin pasarse demasiado por el gimnasio.

Si alguien podía hacerlo era ella. Hemos escuchado la canción día sí, día también. El despacito de Luis Fonsi no ha dejado de sonar hasta que Taylor Swift le ha destronado del primer puesto. Y parecía imposible. La cantante ha vuelto a lo grande, como no iba a ser de otra forma. Tras desaparecer del mapa – y de las redes sociales – durante unas semanas, ha reaparecido con un nuevo single que ya es todo un éxito. Ahora viene la parte que más le gusta. Subirse a los escenarios y darlo todo con el tema Look What You Made Me Do que ya ha conseguido, por cierto, el récord femenino de mayor número de reproducciones semanales de una canción. Pero, ¿de dónde saca tanta energía? ¿Cómo consigue ser un torbellino? ¿Acaso no es humana?

Sí, lo es, pero quizá haya que buscar otras respuestas. Puede que algo tan básico como su alimentación le ayude a resistir 24 horas non stop. A Taylor Swift le gusta cuidarse que no hacer dietas milagrosas. Dice que no va al gimnasio pero no hace falta recordar que no deja de mover el esqueleto. Cuando está en casa, prefiere cocinar ella misma y escoger los productos para sus platos. De hecho, antes de que borrara todas las fotos de su red social (@taylorswift) solía compartirlos con sus fans.

A Taylor le funciona este plan. Le permite cuidarse y disfrutar. Todo a la vez. Más que secreta, es la dieta de las claves o de los trucos que no le importa compartir con sus seguidores. Ahora que volvemos de las vacaciones y queremos reconciliarnos con nuestro cuerpo sin dejar de lado la salud, Taylor Swift nos cuenta cómo lo hace ella durante todo el año.

Taylor no siempre está en los escenarios. Cuando se apagan los focos, la cantante es como el resto de los mortales. Por eso no tiene ningún problema a la hora de ponerse al frente de los fogones y cocinar sus platos. De esta forma, controla lo que come tanto en cantidad como en calidad. Y el tiempo, no es una excusa. Para uno de sus platos favoritos, el pescado asado con mostaza, solo necesita 20 minutos.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD