Alice Dellal, más allá de la modelo

Alice Dellal, más allá de la modelo

Texto: Marta Romero /Fotogarafía: Juliette Cassidy / Estilismo: Alba Melendo

Su imagen inconformista ha seducido a los mismísimos Mario Testino y Karl Lagerfeld, que ha contado con ella como embajadora de Chanel. La modelo sigue más impactante que nunca. Intentar definir qué es el punk en plena era millennial requiere un esfuerzo gramatical (y de imaginación) enorme. Lo que nació como un género musical dentro del rock en plenos 70, caracterizado por su carácter independiente y contracultural, hoy se diluye en actitudes que son más una tendencia. El primero que llega sí, podemos decir que ese es puro punk, pero los que vienen por detrás son pioneros de una corriente que ya ha sido creada. Por eso, encontrar cómo caracterizar ahora uno de los movimientos más rebeldes de la cultura es casi imposible. Aunque aún nos queda Alice Dellal. La modelo brasileña (Río de Janeiro, 1987) aparece en el imaginario colectivo con su media cabeza rapada y un rubio artificial que no esconde sus raíces morenas.

Un aspecto que la convirtió en la eterna rebelde de la escena londinense. Un estilo al que llamaron Kid Club y que fue la definición perfecta –sobre la pasarela y ante los focos de fotógrafos como Mario Testino– de ese modernizado punk que llegaba al mundo de la moda por casualidad. Porque su pasión siempre ha sido la fotografía.

Alice Dellal, más allá de la modelo

Hermana de Alex Dellal, un exitoso galerista de la capital británica, y de Charlotte Olympia, la diseñadora que ha recuperado la elegancia perdida de los años 50 con su propia marca, la princesa del grunge es la confirmación de que en su familia sobra el talento. Siendo adolescente, firmó con la agencia Next Model Management su primer contrato, en 2008. Gracias a la española Mango y a unas sensuales imágenes para Agent Provocateur se dio a conocer, y en 2011 sedujo a un Karl Lagerfeld que buscaba una modelo diferente para la imagen de su nuevo bolso Boy. Y así, sin quererlo, se convirtió en modelo, la profesión que la lanzó a la fama y que le dio la excusa perfecta para seguir viajando y practicando lo que a ella de verdad le gusta: hacer fotos. Como a su padre, el multimillonario británico Guy Dellal.

Alejada de la ajetreada vida social de Londres, Dellal ahora vive en el campo. Allí ha montado un cuarto oscuro para revelar imágenes que, casi siempre, son en blanco y negro. Y tiene más influencias de los fotoperiodistas Robert Frank o Diane Arbus que de las producciones de estudio que el mundo de la moda le ha enseñado –“demasiado estáticas” para ella–. Y mientras ordena sus negativos a las afueras de la ciudad –con la pretensión de publicar (algún día) un libro con su trabajo–, la modelo no se olvida de todo aquello que la mantiene como la joven embajadora del punk más actual en la industria de la moda.

Alice Dellal, más allá de la modelo   Alice Dellal, más allá de la modelo

Dellal asegura que no entiende de tendencias, que lo que de verdad le gusta es customizar la ropa con la que sale a la calle y que es asidua a los mercadillos. Lo demostró durante nuestra sesión de fotos en París, en la que no paró de coser parches rosas a sus pantalones. Un color que contrasta con el negro que parece predominar en todos y cada uno de sus outfits y que mezcla con minivestidos, tachuelas y cadenas. Esta arriesgada estética suele culminar con unas Dr. Martens, que rara vez abandona. Con sus grandes amigas –también musas de Chanel, por cierto– Vanessa Paradis y Kristen Stewart, marca sus escasas apariciones en los eventos que sus compromisos profesionales le obligan a mantener. Porque, aunque a veces se defina como “soldado solitario”, la esta también le gusta.

Fue batería de Thrush Metal y Spilt Milk, dos bandas con las que aprendió qué es eso de la música, pero que se perdieron en el camino. Creó su propia discográfica, Sweet Dick Music, como su particular forma de perpetuar esa herencia emprendedora que le recuerda también quiénes fueron sus abuelos. Su padre le regaló su gran pasión, y su madre, la exmodelo brasileña Andrea Dellal, nunca le dijo qué hacer o qué no sobre las pasarelas, pero sí le enseñó cómo posar ante las cámaras. ella recoge toda esa amalgama creativa y, además, le pone banda sonora.

Modelo, fotógrafa, cantante, it girl y, quien sabe, quizá algún día actriz. Son pocas las cosas que se deja sin probar una joven brasileña que se encuentra mucho más a gusto en su papel de británica y que asiste puntual a cada desfile de la maison de la que (aún) es musa. Porque mientras mantenga esa actitud, no tan rebelde como independiente, Dellal seguirá desafiando el mundo de la moda con una mirada felina inspirada en Kate Moss y el paso firme de Naomi Campbell; para ella, las dos grandes modelos del siglo XXI.

Alice Dellal, más allá de la modelo   Alice Dellal, más allá de la modelo   Alice Dellal, más allá de la modelo

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD