Un recogido muy francés

Un recogido muy francés

Socorrido sobre la alfombra roja pero nunca aburrido. El French twist o recogido francés tiene una historia en la que figuran desde los iconos hasta las musas contemporáneas. La idea es sencilla: recoger el pelo de abajo a arriba, hasta la altura que prefieras, retorciéndolo, hasta dar con el moño “perfecto”. Las comillas, por cierto, no son accidentales. Y es que en función de los tiempos hemos considerado como perfecto lo ajustado al milímetro o lo cuidadosamente despeinado. Para muestra, las reinas del recogido francés.

Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes (1961).

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD