Remedios (que sí funcionan) contra la caída del cabello

Remedios (que sí funcionan) contra la caída del cabello

Carlota Criado

En otoño, es irremediable, el cabello se debilita. Por todo lo que ha sufrido en la época estival, por el cambio de clima y estación, por los productos que utilizas para arreglarlo… Por todas es sabido que es la estación que más afecta al pelo. Por ello, cuidarlo correctamente y utilizar los productos adecuados es vital, aunque tenemos unos consejos para que luzcas melena esta temporada.

El abrasante calor del verano, el cambio de estación que sufrimos a su vuelta y la cantidad de planchas, aceites, cremas y demás productos a los que sometemos a nuestro cabello, tienen un efecto muy perjudicial en él.

Es por ello que, en cuanto volvemos a la rutina tras las vacaciones y llega el otoño, su cuerpo pierde fuerza y se termina convirtiendo en el momento más temido por las mujeres. Siendo uno de los complementos de belleza que más vida le da a nuestra cara, ¿cómo no nos va a gustar lucirlo lo más bonito posible?

La caída del pelo es algo que nos aterroriza y nos quita el sueño. A todas por igual. Y para ello, cada vez más, tratamos de probar cientos de remedios y trucos de todo tipo para luchar contra su debilitamiento. Pero no todo lo que leemos por ahí es válido, hay que tener un sentido y, también te avisamos: dejarse una fortuna no sirve de nada. En esto, haznos caso, más vale tener cabeza…

Lo primero que hay que tener es paciencia. Y mucha. No es algo que vaya a cambiar de un día para otro y, además, tendrás que ser constante si quieres comprobar los resultados de aquello que pruebes. Verás como, despacito y con buena letra, tu pelo recobrará vida y serás la envidia de todas tus amigas. Apunta estos remedios, productos y secretos, que te van a gustar:

Pasar por la tijera

Nos lo dicen los expertos, nuestra madre y, aunque no les queramos hacer caso, los peluqueros también. El primer paso para mantener un pelo sano y fuerte es dar un repaso al corte, al menos, una vez cada dos meses (y estirando mucho). Con ello, no solo mejoramos su apariencia y repasamos el corte, sino que le damos fuerza y vida a las puntas, que son las que más sufren con el cambio de estación.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD