Por esto deberías lavarte la cara

Por esto deberías lavarte la cara

DELFINA SOBRÍN

Al menos una vez al final de cada día, porque con el agua y el limpiador se van los agentes que pueden hacer que padezcas arrugas, manchas y flacidez prematura.

Las investigaciones son unánimes: la polución provoca envejecimiento prematuro de la piel. Las partículas minúsculas que se encuentran en el aire son tan pequeñas que obstruyen los poros y son capaces de acabar con la grasa que mantiene la piel protegida e hidratada de manera natural. ¿Qué sucede entonces? La piel se apaga, está expuesta a radicales libres, se entorpece la formación de colágeno, se dañan las células, aparecen rojeces e irritación. Es decir, se multiplican las posibilidades de que aparezcan arrugas y manchas en la piel, y peor: ésta se vuelve más vulnerable a la aparición de melanomas.

La solución pasa por el titular de este artículo: lavarse la cara cada día, sobre todo antes de dormir, es fundamental para reducir los daños de la polución y para facilitar el proceso de reparación y recuperación que la piel lleva a cabo durante la noche. Y no, como habrás podido deducir a estas alturas, no hablamos sólo de desmaquillarse.

Por esto deberías lavarte la cara

Tilda Swinton

Por suerte, las opciones cada vez son mayores. El agua micelar, los bálsamos y los cepillos sónicos ayudan a eliminar hasta la más mínima partícula de polución que pueda estar obstruyendo tus poros.

Agua micelar de Bioderma (14€ aprox.).

El agua micelar contiene agentes limpiadores que atraen la suciedad sin llevarse por delante los aceites naturales de la piel. Es perfecta para pieles sensibles, porque además se aplica con ligeros toques de presión con algodón, no hace falta “frotar la piel”.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD