La razón por la que no debes seguir la dieta de las famosas

La razón por la que no debes seguir la dieta de las famosas

Miriam Vélez

El cuerpo humano es un misterio. Cada uno es diferente, especialmente en el caso de las mujeres, y, aunque nos empeñemos, es imposible que todos respondan a los mismos ejercicios, tratamientos y/o dietas. Y parece que somos muy conscientes de eso, pero luego llegan las famosas con sus revolucionarias dietas, trucos y diversas locuras… Y caemos rendidas ante ellas. Lo hacemos todo con tal de perder ese par de centímetros que nos sobran pero, ¿dónde está el límite?

En el mundo de las mujeres, las cosas son así. Bastan un par de kilitos de más para que nos volvamos locas, cojamos “el toro por los cuernos” y pronunciemos esa gran y dura frase: “me voy a poner a dieta”.

Y cuando una decide tomar las riendas de su cuerpo, pocas son las que lo hacemos bien. Y es que llama mucho la atención eso de hacer las cosas más sencillas, como lo hacen las famosas de la televisión, ¿quién dijo que para presumir había que sufrir? Error.

Creemos que son perfectas, pero NO, eso es lo que nos venden. Que hacer una dieta de zumos durante una semana reduce grasa, que si no hay que tomar soja, solo alimentos ecológicos, nada de azúcar, vivir de refrescos… Locuras y más locuras que no dejamos de leer en la prensa y que nos llenan la cabeza de pájaros. ¿Es realmente tan bueno como ellas cuentan?

Pues la respuesta es NO. Aunque nos digan que es perfecto, que no se sufre, que tiene beneficios… Y nos muestren orgullosas sus lustrosos cuerpos (basados en ejercicio y no faltos de retoque), hemos de ser realistas: cada cuerpo es un mundo y hacer lo mismo que ellas no nos va a convertir en diosas del olimpo. La gran razón por la que no debes hacer la misma dieta que las celebrities.

Porque ya se sabe que todo lo que se cuenta, tiene su parte oculta. Y lo mismo ellas viven de los zumos, pero también hacen ejercicio a todas horas, tienen un trabajo que les exige unos cánones y renuncian a muchas cosas. Una buena razón para replanteárselo todo cuando comenzamos un plan dietético.

Por ello, debes saber cómo eres y tener en cuenta cada detalle. ¿O no te ha pasado nunca, tener la típica amiga que come como una lima y tiene unas piernas de infarto? Igual a ella le va bien comer proteínas, a ti verduras o a la chica de al lado mucha fibra. Cada cuerpo es un mundo y ese es el punto más importante a tener en cuenta. Quiérete, se consciente de lo que tienes y aprender a trabajar tus posibilidades. A fin de cuentas, lo primero es ser feliz.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD