La nueva cosmética: rituales esotéricos y buenas vibraciones

La nueva cosmética: rituales esotéricos y buenas vibraciones

CLARA BUEDO

El New Age de los 60 y 70 está despertando con un espíritu renovado. La nueva cosmética se inspira en rituales mágicos y esotéricos, se recarga con la buena energía de los mantras y se formula según ancestrales técnicas de curación.

Para un católico adoctrinado, hablar de lecturas del Tarot, rituales Wicca o curación a través de la imposición de manos podría constituir una sublime herejía con la intención de adorar al mismísimo satán. Sin embargo, asistir a un taller de sanación espiritual y tatuarse simbología sagrada son cool. La meditación y el yoga se han vuelto cool. Las terapias con minerales curativos, baños de sonidos sagrados o sanaciones chamánicas son cool. Ahora en los spas lo cool ya no es que te den un agua mineral con sal del Himalaya y rodajas de limón detox mientras actúa una mascarilla a base de células madre de manzana, sino que te limpien el aura con ramilletes de salvia y te pongan una gota de aceite esencial de rosa puro (y orgánico) bajo un cuarzo en el chakra corazón para abrirte al amor. Las nuevas facialistas a las que celebridades como Gwyneth Paltrow o Naomi Watts acuden no son expertas en el clásico masaje de remonte, sino en combinar el microneedling (terapia de inducción del colágeno a través de un rodillo con pequeñas agujas) con técnicas energéticas como el Reiki o la sanación intuitiva para conectar a un nivel más profundo con el cliente. Ahora la marihuana está demodé, lo cool es beber ayahuasca y entrar en estados trascendentales de conciencia. Dar un trago a una litrona de cerveza y desvariar imbuido por los acordes agudos de una guitarra eléctrica en un concierto de rock alternativo está pasado de moda. Ahora lo cool son las meditaciones musicales escuchando música Kirtan en los festivales espirituales como Wanderlust Festivals que se celebran en valles geotérmicos de Nueva Zelanda o en algún punto recóndito de las Islas Tortuga. O Burning Man, en Nevada, punto de encuentro de neo-hippies y profesionales de la moda que recuperan el trueque como moneda de cambio o exhiben un neo-nudismo como forma de reivindicar su naturaleza más primitiva. Se abraza la nueva espiritualidad como una manera de ser cool. Como una forma de escapismo.

La nueva cosmética: rituales esotéricos y buenas vibraciones

Según el último informe de tendencias de la Agencia The Future Laboratory, el mercado se nutre de nuestros deseos más profundos, y si redescubrimos la espiritualidad, los productos también. Las marcas parecen centrarse en un renacimiento psíquico quizá como reacción natural ante el actual estilo de vida estresante de la sociedad moderna. Buscamos consuelo en el pasado y en ancestrales sistemas de curación: chamánicos, ayurvédicos o medicina tradicional china. Retornamos a nuestras raíces, a la sabiduría de la naturaleza. Recuperamos de antiguos compendios de botánica sagrada recetas que no solo curen nuestra piel, sino nuestros espíritus afligidos. Algo está cambiando en la cultura. Terapias alternativas antes desconocidas y casi denostadas ahora son dominio del mainstream. 2015 se despidió con una gran explosión espiritual y la temática esotérica, mágica y astrológica poblaron los anaqueles de perfumerías y centros de estética. La galaxia, las estrellas y los planetas, las fases de la luna o el polvo estelar se han convertido en la mayor fuente de inspiración para líneas de maquillaje y cosméticos (la paleta Moondust Palette de Urban Decay, Angel Étoile des Rêves parfum de nuit de Thierry Mugler y los aceites corporales para rituales de luna nueva y llena de Aquarian Soul, son un buen ejemplo).

La nueva cosmética orgánica indie con cariz místico, es otra de las tendencias clave de este año. La neoyorquina Cap Beauty (capbeauty.com) o la inglesa Content Beauty & Wellbeing (contentbeautywellbeing.com) se nutren de pequeñas marcas artesanales con un enfoque ritualista de la belleza, donde además, sus asesores de bienestar pueden recomendar alguna terapia curativa como la hipnosis o tratamientos de belleza como el lifting holístico que combina ingredientes energéticos y acupuntura facial para potenciar la producción de colágeno al tiempo que se armoniza todo el organismo. Su extenso menú de marcas se surte de ejemplos como Anima Mundi Herbals (elixires botánicos con hierbas sagradas), la californiana Earth tu Face, Lotus Wei (remedios orales) o la nutricosmética a base de súper alimentos, hierbas chinas o ayurvédicas de Moon Juice y Sun Potion, entre otras muchas. La marca Ceremonie lleva la huella energética de una chamana moderna: Mimi Young. Elabora a mano sus productos bajo rituales basados en la limpieza de energías y contacto con la tierra, y en la etapa final son ungidos con aceite de salvia y bendecidos energéticamente. Estas bendiciones son una frecuencia de vibración que afecta a la propia vibración de los ingredientes, ahí se centra su magia, pura física cuántica…

nueva-cosmetica-animamundi

La nueva cosmética: rituales esotéricos y buenas vibraciones   La nueva cosmética: rituales esotéricos y buenas vibraciones

La industria del perfume tampoco es ajena a esta renovada espiritualidad. En la 14ª edición de Pitti Fragranze, celebrada el pasado mes de septiembre, en su síntesis de novedades se dedicó un capítulo especial a lo sagrado y lo profano, misticismo y rituales, la espiritualidad y el misterio del subconsciente, que se entretejen en los últimos lanzamientos que eligen el incienso como ingrediente clave. Eau Sacrée de Heeley se define como agua sagrada que limpia el alma, contiene incienso, olíbano y mirra, materias siempre asociadas a lo divino. El incienso, venerado en perfumería y quemado en la antiguedad para honrar a los dioses, también es el hilo olfativo de toda la colección de perfumes de Aedes de Venustas. La italiana Men- dittorosa Esencias para el Alma, se ha inspirado en una carta del Tarot de Marsella, El Loco, para dar sentido a su perfume Le Mat. Kenzo representa la iconografía sagrada con el packaging en forma de ojo auspicioso de Kenzo World. su nueva fragancia que se lanzará en 2017. Los perfumes artesanales de Euphorium Brooklyn se inspiran en una época muy efervescente en la que pseudo-ciencia, misticismo y ocultismo espiritual florecieron: el siglo XIX. Su creador, Stephen Dirkes, prefiere las notas animales y un tanto “oscuras” ya que aportan densidad y misterio al perfume, una fantasía alquímica que hurga en nuestro interior haciendo brotar sentimientos complejos.

Sea perceptible o no la impronta que las vibraciones de estos productos fabricados con hierbas sagradas y bendecidos con mantras nos dejan en nuestra piel, lo que sí parece cierto es que anhelamos que una hidratante no solo nos nutra la piel, sino también el alma.

Foto de portada: @gemstoneorganics

Fotos del texto: @aquariansouldesigns, @animamundi

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD