La cosmética ahora se come, por si todavía no lo sabías

La cosmética ahora se come, por si todavía no lo sabías

Miriam Vélez

¿Qué? Sí, esa es una buena forma de comenzar este tema, con una pregunta. Concretamente acerca de cómo ha evolucionado el mundo de la cosmética hasta el concepto que existe hoy en día. De los principios más básicos, a la belleza que se nutre, desde el interior. ¡No puedes no tener hambre!

El futuro, pero en formato presente. La revolución está aquí, es ahora, para ti, para todas. La nueva belleza tiene formatos que nos sorprenden, pero a la vez nos hacen la vida más fácil. Se ve que con el paso del tiempo, no todo se torna malo.

Hablamos de los productos que nacen (o han nacido ya) con el único fin de garantizarnos una belleza mejor, menos efímera, más duradera, mucho más eterna. Cremas, tónicos, sérums, agua micelar y todo tipo de pequeños avances de la ciencia, para todas nosotras. Aunque aún queda mucho por llegar. Porque creemos que ha llegado todo (inconscientes nosotras), pero los días pasan, la vida avanza y, como todo en la vida, las cosas se renuevan, con un formato mejor. Y unas fórmulas, aún si cabe, más eficaces.

Pero mientras esperamos a los nuevos milagros que nos hablen de la eterna juventud… Bien podemos servirnos una buena remesa de cosas que puedes probar en tu propia piel. Hablamos de la nutricosmética, es decir, esos tratamientos a base de complementos alimenticios orientados a mejorar la uñas, la piel (a todos sus efectos), el cabello, las arrugas… Y hasta tu brillo interior, si hace falta.

En este mundillo, los tratamientos están enfocados a mejorar el cuerpo desde el interior. Porque ya sabemos que para estar bien por fuera, siempre hay que comenzar desde el interior. Y todo alimento es una buena fuente para mejorar. Por ello, estos complementos (alimenticios) son el futuro hecho realidad que no debe faltar en tu neceser (o en tu cocina). Ya sabes, la cosmética, ahora, es comestible. ¡Ñam!

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD