Cómo elaborar un desmaquillante casero en cuatro cómodos pasos

Cómo elaborar un desmaquillante casero en cuatro cómodos pasos

Carolina Criado

La piel de la cara dice mucho de nosotras y, por ello, cuidarla es vital para mantenerla joven y tersa. Nos aplicamos cientos de productos a diario para mejorar su aspecto, pero siempre cometemos el error de no desmaquillarnos o hacerlo mal. Pero he aquí el truco antiperezosas que nos hará recobrar el interés: y es que ahora ya sabemos cómo elaborar nuestro propio desmaquillante.

Un día en la vida de una mujer es muy duro. El estrés del trabajo, con cientos de reuniones y tareas para las que, por supuesto, hemos de ir con buena cara y la mejor presencia posible. Y para ello, no cabe duda: nada mejor que una buena sesión de maquillaje por las mañanas. Nada aparatoso, pero lo suficiente para darle  un poco de vida  a la cara, a nuestro estilo.

Una capa que parece perfecta de cara al exterior… Pero que, ojo, también tiene su parte perjudicial. Y es que es increíble la cantidad de toxinas que nos aportan a diario estos productos, además de los que acumulamos con toda la polución de la calle y el estrés que vivimos.

Por ello, desmaquillarse es un paso fundamental que no debe faltar en la rutina diaria. Cuando llegamos a casa, debemos saberlo, es lo primero que tenemos que hacer, precisamente para dejar que el cutis respire y recupere su fuerza. Pero… ¿Y si no te queda desmaquillante? ¡Código rojo! ¡Alerta! Seguro que a estas horas no hay ganas de ir a comprar uno nuevo… Tenemos la solución para este tipo de casos y el remedio sólo necesita de unos sencillos pasos.

Tu cocina: el laboratorio de química más inesperado

Sí, sí, lo que estás leyendo. En la cocina encontramos los ingredientes básicos que hacen falta para conseguir hacer un buen desmaquillante. Poco más que un yogurt natural, un poco de aceite o miel son necesarios para conseguir algo que nos cuide la piel.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD