Dientes blancos en rápidos y efectivos hábitos

Dientes blancos en rápidos y efectivos hábitos

Carolina Criado

La sonrisa es el gesto más bonito que puede tener una mujer. Sincera, contagiosa y siempre con un punto sexy, es el significado de la felicidad en estado puro y, como tal, debe reflejarlo. Mantener una boca sana y unos dientes blancos es vital, aunque hay ciertos vicios que nos lo impiden. Te contamos algunos truquitos para conseguir un tono más blanco de forma fácil.

Sonreír, como decimos, es un gesto tan bonito que no se puede descuidar. No debemos caer en el error de tener unos dientes feos, pues la boca es uno de los puntos más fuertes de la cara. Con ella reímos y hacemos todo tipo de gestos que reflejan nuestras emociones. De hecho, podríamos decir que es el vivo reflejo del alma, ¿cómo no la íbamos a cuidar?

Pero claro, con el ajetreo del día a día y la cantidad de alimentos y vicios en los que caemos que manchan los dientes, mantener una dentadura blanca y limpia a veces es complicado. Aunque parezca mentira, cosas tan sencillas como tomarse una copa de vino, comer ciertos alimentos ricos en colorantes y, sobre todo, fumar, hace que el tono se empobrezca de manera asombrosa. Y así, claramente, no podemos seguir.

Por suerte hay muchos trucos para conseguir mejorar el tono de los dientes o, por lo menos, mantenerlo. Entre ellos, recurrir a ciertos alimentos, renunciar a otros tantos o probar algunos trucos y remedios caseros que nos ayuden a mantener una sonrisa bonita. Te contamos unos cuántos, para que los pongas en práctica…

El mejor blanqueador del mundo

Bicarbonato. Comprobado. Este es EL remedio para mejorar claramente el tono de los dientes. El producto que más ayuda, ya sea mezclándolo con tu pasta de dientes normal o utilizando alguna que lo lleve en su composición. Lo avisamos, una vez que lo pruebas, ya no hay vuelta atrás. Eso sí, todo con control, pues ya sabemos que del abuso nunca sale nada bueno.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD